Últimos temas
» In Alpha we trust [Freddie]
Mar Sep 19, 2017 10:37 am por Keith T. Anderson

» Torneo de las fraternidades [NUEVOS TERRITORIOS]
Miér Sep 13, 2017 1:10 am por Brandon A. Lovecraft

» Shape of you
Miér Sep 06, 2017 9:54 pm por Winnie Lovecraft

» Wicked games
Miér Sep 06, 2017 9:29 pm por Auberon Wardwell

» Eagles vs. Horns
Miér Sep 06, 2017 4:54 pm por Tammy Wildenstein

» Y el tío Werther le dice: Un gran poder... conlleva partir en pedazos a todos tus amigos
Mar Sep 05, 2017 7:29 pm por Fantasma NDP

» Como un hongo [libre]
Lun Sep 04, 2017 2:09 pm por Robbie Chee

» Vengan, amiguitos
Lun Sep 04, 2017 11:01 am por Benjamin Walker

» Petición de Rol
Jue Ago 31, 2017 7:09 pm por Benjamin Walker

» Kolob Canyons
Jue Ago 31, 2017 3:24 pm por Tammy Wildenstein

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

Jailhouse rock

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jailhouse rock

Mensaje por Donnie Lovecraft el Vie Abr 07, 2017 8:52 am

Lidiar con la muerte no es algo para lo que estés preparado, ni es algo en lo que se te ocurra pensar todos los días al despertar por los mañanas. Probablemente ahondas en ello unas cuántas veces, como mero entretenimiento o simplemente porque puedes; pero siempre desde una perspectiva superficial, siempre mientras no la veas a la cara.

Pasas la vida haciendo y destruyendo, derrochando tus energías y haciendo viajar tu mente hasta horizontes que superan en todo sentido tus verdaderos alcances físicos. Pasas el tiempo soñando con el mañana, siendo inconsciente del presente y olvidando casi siempre el pasado... y así es como vives la mayor parte de tus días... salvo esos agujeros negros, a veces no tan grandes y otras pocas veces gigantescos, por los que todos, tarde o temprano, tenemos que pasar. Y cuando llegan... cuando realmente te golpean en toda la cara, es entonces cuando te lo replanteas absolutamente todo; cuando la perspectiva de las cosas cambia tanto que ni siquiera puedes reconocerte a tí mismo en un plano ordinario. Te conviertes en un espectador de la fatalidad, en un espectro más que se da cuenta de lo efímero que es el todo.

Llevaba días enteros en una especie de limbo mental. Había evitado asistir a la Universidad y a todo lugar en donde supiera que la gente me conocía. Estaba huyendo de las miradas, de los semblantes lastimeros y de las palabras vacías que todo el mundo te dedica, obedeciendo a esa idiotez social de querer aparentar ser solidario o muy entendido del dolor ajeno. El único soporte del que me mantenía era, como siempre, del de mi hermana Winnie: la única capaz de sentir exactamente lo que yo sentía, luego de que nuestro padre fuera asesinado delante de nuestros ojos. El dolor que me significaba pensar en su cuerpo deshecho era más insufrible que cualquier desintoxicación... más pesado que cualquier oscuridad arcana rondando mi cabeza.

Gracias a Winnie comía y era capaz de mantenerme cuerdo. Milagrosamente, había evitado recaer en las drogas, aunque no había podido evitar refugiarme en el vodka, un mal socialmente inferior pero probablemente igual de insano que la cocaina. Tampoco podía dormir, así que había sido necesario echar mano de pociones especiales que nos dejaban permanecer noqueados durante unas cuántas horas. Eso sí, con un montón de pesadillas relacionadas a mi padre y a los hijos de puta que me lo habían arrebatado. Una de esas pesadillas, una muy constante e insistente, me había visitado casi todas las noches y tenía mucho que ver con lo que había dicho aquel animal llamado Alston Wardwell. La pesadilla se había convertido en duda y la duda, a su vez, había mutado en un escozor mental que no me dejaba en paz. ¿Éramos acaso famila de esos bastardos? ¿Por parte de quién? El único que tenía algún parecido con ellos, aparte de nosotros, era Jesse Crawford; el héroe nacional que casualemnte también había sido mi padre.

Una noche en particular, una en la que al fin me encontré lo suficientemente alcoholizado, tuve el valor suficiente de hacer una de las mayores estupideces de mi vida.Auberon Wardwell era el responsable de la muerte mi padre, ni más ni menos. Era él quien había soltado a sus perros, era él quien lo quería ver muerto por una riña del pasado que aparentemente no era capaz de olvidar. ¿Qué podía hacer yo? Absolutamente nada... pero el hijo de puta tenía que verme a la cara, y yo también a la suya, a como diera lugar. Esa noche no tomé la poción, Winnie había recibido la visita de Bennet, no sin antes ir a mi habitación y asegurarse de que me tomara el líquido que me haría dormir. Confiaba tanto en mi que no se aseguró realmente de que lo hiciera; así que bastó retenerla en la boca y luego escupirla en un vaso de agua.

Desde luego, en mis condiciones, tener un plan para visitar a un reo en una prisión de máxima seguridad a altas horas de la noche no estaba ni mucho menos medianamente estructurado, pero aun así fui. No estaba seguro de lo que me empujaba a ello, simplemente aparecí en las inmediaciones y mis pies se movieron casi por sí solos, arrastrándome hasta las puertas de la prisión mientras mi mente permanecía en un trance de turbulencia errática que no era sino el reflejo de la desesperación y el dolor que no era capaz de contener dentro de mi. Me detuve frente a las puertas y simplemente grité su nombre durante no sé cuánto tiempo, una y otra vez entre lágrimas y sollozos. Al final, después de un largo rato y de que mis piernas se vencieron contra el piso, las puertas de la prisión se abrieron de par en par.

No había explicación racional para lo que sucedía, pero un par de guardias me guiaron como si se tratara de un invitado de lo más especial. Mi cabeza no era capaz de asimilar lo obvio de la situación, la clara evidencia de lo que Winnie y yo habíamos pensado desde un principio. Este sitio, por supuesto, estaba en la palma de su mano.

Me llevaron hasta una habitación pobremente iluminada. Había unas cuantas antorchas, parecidas a varitas gigantes, desde cuyas puntas se extendía una luz que apenas era suficiente como para ver a unos cuantos metros de distancia. Me senté en una silla en el medio de todo, y entonces escuché que una puerta se abría: eran otros dos guardias que lo escoltaban... y al fin se sentó frente a mi, a tan solo un par de metros de distancia.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Auberon Wardwell el Sáb Abr 08, 2017 8:46 pm

La eficacia con la que habían eliminado a Adrien Morgan era, por decir lo menos, realmente satisfactoria. Se sentía orgulloso. Al menos no se había equivocado. Lo cierto era que debía admitir que saberlo muerto le había dejado un hueco, una especie de vacío enfermo. Su relación con Adrien nunca había sido fácil, no desde la primera vez que había sentido su traición, la traición de un hijo; él siempre había creído en Adrien. Y lo cierto era que no habría mandado a que lo mataran si no hubiera sabido que tenía el poder de combatirlo, de aquellos contrahechizos. Al fin y al cabo, había dejado ir a Bill Snyder, había dejado tranquila a Wilhelmina pensando que ya había tenido suficiente castigo con la maldición que le había dejado McJicahm, aunque ahora no estaba tan seguro de seguir dejándolos en paz. No podía permitirse ni un fallo, lo sabía.

No había escuchado los gritos de Donnie Lovecraft hasta su celda. Después de todo, seguía estando aislado en una zona de máxima seguridad. Aquél día había estado ocupado leyendo e investigando sobre Gerard Reeds, aquél nuevo candidato que aseguraba, sin saber de lo que hablaba, tener el poder de acabar con él. Había encontrado algunos datos interesantes que lo hacían plantearse la posibilidad de, simplemente, dejar que ocurriera. Quizá era la última bomba que ese país necesitaba para despertar y darse cuenta de que jamás habían estado mejor sin los Venerables, sin el amor verdadero que tenían por Estados Unidos.

Fue hasta que le avisaron que supo que Donald estaba ahí. No le tomó nada de tiempo decidir que, por supuesto, debían dejarlo pasar. Aquello lo animó como si se tratara de una visita familiar muy esperada, incluso pidió que lo cambiaran de habitación. No pasó mucho tiempo hasta que por fin lo tuvo de frente. Lo miró, justo como había hecho con su hermana, repasando sus facciones Wardwell, buscando las pequeñas cosas que los unían, que lo unían a su hermana Julia, sonrió sin poder evitarlo, aunque su sonrisa de tiburón no podía ser en lo absoluto tranquilizadora ni mucho menos.

-El alcohol no hace mucho por ti. Lo cierto es que esperaba tu visita pero me preocupa que no estés en óptimas condiciones.

No, no esperaba su visita. En verdad era una grata sorpresa verlo ahí. Sabía que no iba en los mejores términos, pero eso podía cambiarse. Él no parecía ser como su hermana, que tenía una coraza en su mente, por fortuna, Donald era como un libro abierto y eso le daba todas las ventajas. De cualquier forma, iba a dejarlo hablar, después de todo, era él quien había ido a buscarlo, probablemente con preguntas y reclamos que estaba dispuesto a contestar; a su modo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Donnie Lovecraft el Mar Abr 11, 2017 11:40 pm

Y al final ahí estaba, el hombre que había decidido dejarme sin padre en dos ocasiones. Tardé en levantar la mirada al encuentro de sus ojos, quizas demasiado; como si temiera que verlo a la cara me fuera a provocar un irremediable arranque de ira. Era la primera vez en la vida que me sentía tan violentado, tan poco capaz de mantener el control de mis emociones o de cualquier aspecto de mi vida. Al fin, mis ojos lograron despegarse del suelo, econtrándome con él, con el famoso mago oscuro, homicida y lider venerable llamado Auberon Wardwell.

-¿Por qué?-

Sentí una punzada en el pecho al escuchar su primer intento de conversación, como si de pronto sintiera que tenía todo el derecho de decirme qué hacer o no con mi vida, con un aire paternalista que era imposible de soportar. Estuve a nada de romper en llanto al pensar en mi padre, en lo que él me hubiera dicho al encontrarme en estas condiciones y en lo mucho que me iba a hacer falta escuchar la frialdad de su voz.

-¿Por qué carajo tenías qué matarlo? Cualquiera que sea tu puto sentido en esta vida, ¿Qué diablos tenía que ver mi padre en ello? Me importa una mierda lo que haya pasado hace veinte años, mi padre no tenía nada que ver contigo POR QUÉ MIERDA TE LO LLEVASTE?-

Sabía perfectamente lo que había sucedido hace veinte años. Sabía muy bien que Adrien Morgan había sido parte de la secta de los venerables durante su juventud hasta que finalmente había decidido traicionarlos. Conocía toda esa mierda y desde esa perspectiva, era más que obvia la razón del porqué alguien querría matarlo. Pero aun así, aun sabiendo todo eso, simplemente seguía sin entender por qué tenían que arrebatarle la vida a alguien que pasaba sus días en paz con los suyos, a alguien que no había hecho más que luchar por el bien de nuestra sociedad durante mucho tiempo. La pregunta no era el por qué, la pregunta era con qué maldito derecho.

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Auberon Wardwell el Miér Abr 12, 2017 9:13 pm

Esperó con paciencia a que él mismo decidiera enfrentarlo, mirándolo fijamente, hasta que hizo sus preguntas. Algo que Auberon ahora tenía claro, era que no quería perder a Julia por tercera vez, que no iba a cometer los mismos errores impulsivos y que quizá los gemelos eran la señal de una última oportunidad que no podía desechar a la ligera, independientemente de lo útiles que pudieran serle en caso de que sus sospechas fueran confirmadas. Podían ser un arma, quizá, eso estaba por verse, pero había algo que era innegable: eran familia, y eso no iba a cambiar.

-Naciste en una familia de criminales, Adrien Morgan no estaba en paz con nadie, nunca iba a poder estarlo.

Alzó las manos como pidiéndole que lo dejara hablar y no lo interrumpiera. Era una petición y no una orden. Si quería saber las razones, si quería que le hablara con la verdad, entonces Auberon estaba dispuesto a hacerlo, pero Donnie debía estar dispuesto a escuchar.

-Tu tío Joe, tu padre, Adrien, Wilhelmina, tu tío Werther, nosotros. Nadie vive en paz, Adrien no lo hacía. Debes saber que esto no fue una venganza por lo que pasó hace veinte años, fue una estrategia y lamento mucho que te hayas visto emocionalmente involucrado, no podía ser de otra manera. Los métodos con los que lo hayan asesinado son algo que yo no controlé, eso es lo único que puedo asegurarte.

Se inclinó hacia delante, con las manos entrelazadas y la mirada fija en esa persona a la que veía por primera vez en su vida pero que parecía ser el reflejo de fantasmas de hace muchísimos años.

-Adrien representaba un peligro para nosotros, quizá el peor de todos. Era un gran mago, muy inteligente y poseía secretos. Lo lamento, también era importante para mi. Sé que mis palabras pueden parecerte irónicas o que escupo en su memoria, pero no lo son. Nunca te mentiría.

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue Abr 13, 2017 10:28 pm

Los demonios de la mente pesan incluso más que los impedimentos físicos. En el momento que Adrien fue asesinado, algo en él se terminó de destruir, siempre supo que era cuestión de tiempo, que los hilos que lo mantenía sano eran delicados y escasos. Desde ese día sentía el retumbar de su propia conciencia, gritando en silencio por sangre, retribución y cualquier cosa que aliviara el monumental trabajo que era respirar. Se había dado el lujo de perderse en ese abismo por par de días, porque si, había sido un lujo y uno egoísta de su parte. Lo etiquetó como su Duelo y pocos entendieron lo que realmente estaba pasando.
 
Su propia voz le reclamaba espacio, que lo dejara salir, salir a hacer lo que él no podía o más bien no quería, pero Marcellus no le dio oportunidad. Tenía cosas de más importancia por las cual ver que su propia angustia, porque por delante de todo siempre estarían sus hijos, sus gemelos, incluso por delante de si mismo.
 
Perdóname Adrien, te lloraré el resto de mi vida, pero antes debo asegurar que nuestros hijos no pierdan la suya.
 
Lo que había visto en la mente de Darius había quedado en pausa, un momento congelado en el tiempo por cómo se habían dado los hechos, porque su único había sido brutalmente asesinado y él no había podido hacer nada, ni siquiera estar ahí en el momento. Cargaría con esa pena sobre sí mismo a la eternidad, mientras hacia lo que consideraba no solo correcto, sino su deber, el juramento que cargaba desde esa noche hacia veintidós años.
 
No era coincidencia que estuviera en Broward, desde el incidente había tenido un extremo cuidado sobre sus gemelos con todos los recursos a su alcance. Winnie había sido el pilar que mantuvo a Donnie a flote, pero no podía evitar esto, Marcellus lo sabía, pues era algo que él hubiera hecho, había aspectos de su hijo que eran reflejos de él, le hubiese gustado que este no fuera uno de ellos.
 
Encontró resistencia, no aceptó un no por respuesta, obstinado hasta los huesos y sin reserva de caminar sobre otros, pues no había llegado ser quien es siendo convaleciente.
 
Irrumpió en la habitación sin preámbulos o dudas, la presencia de Wardwell no le era extraña, obviamente esperaba que el hombre estuviera ahí, pero su prioridad era otro, fue directo a su hijo, tomándolo por el rostro para que lo viera. 

"Donnie," le habló con firmeza, quería reclamarle como es que se le había ocurrido ir a ese lugar, pero sabía la respuesta, por supuesto que lo sabía. 

Miró a Wardwell sin soltar a Donnie. El rostro en blanco, le podía reclamar el mundo entero y no cambiaría nada, alguna vez respetó a este hombre, lo llamó maestro... Wardwell era la cusa por la que perdió a Adrien, Mina, Laise... no a sus hijos, no por sobre su aliento de vida.

_________________
 

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Donnie Lovecraft el Vie Abr 14, 2017 12:26 am

Sentía todo mi cuerpo temblar de rabia, e incluso la ebriedad con la que había llegado hasta ese lugar se había transformado de pronto en no más que una sensación efímera de desorientación. Le había buscado la cara al hombre vivo más peligroso de la tierra en busca de una respuesta, en busca de cualquier cosa que fuera capaz de darle un sentido a las cosas, de calmar al menos un poco la desesperanza que no me dejaba vivir. Pero yo mismo estaba consciente de que mi búsqueda estaba vacía, que frente a Auberon Wardwell no iba a encontrar nada más que el odio con el que alimentaría la cada vez más profunda oscuridad de mi ser.

-No me mientas. No mientas... hijo de puta- Mi mente estaba completamente turbada, tanto que ni siquiera prestaba total atención a la valiosa información que el venerable me estaba brindando en esos instantes. Me importaba poco que calificara de criminales a mis padres, o incluso que él mismo se estuviera contando entre mis familiares. En lo único que podía pensar era en el dolor de mi padre, en cómo había recibido aquellas maldiciones mientras trataba de protegernos para morir en medio de la peor de las agonías. Pensaba en ello una y otra y otra vez, en cómo se había extinguido la vida de sus ojos, mientras el bastardo se atrevía a insinuar que no era responsable de los “métodos” que utilizaban sus perros para matar, como si alguien fuera lo suficientemente estúpido para tragarse aquello. No fue hasta que explicó lo peligroso que había sido para “ellos” que no fui capaz de mirarlo de nuevo a los ojos.

-¿Qué diablos significa eso? ¿Quién sigue entonces? ¿Quién más te parece tan peligroso? Escúchame, pedazo de mierda...- Desenfundé la varita y le apunté directamente a la cara. Los guardias se tensaron de inmediato, pero no se movieron un solo milimetro, posiblemente porque sabían que poco o nada tenía para hacer en contra de Auberon Wardwell. -... no me importa si controlas esta prisión, no me importa si eres mi puto abuelo, si controlas a todo el gobierno entero o si tienes el poder de hacer llover meteoritos. Pon un pie fuera de este lugar y juro que estás muerto.-

En esos momentos, escuché la voz del único padre que me quedaba vivo, llamándome y tomando mis rostro entre sus manos, haciendo lo mejor que sabía hacer en la vida: absolutamente nada. Me deshice de su agarre con desdén y me alejé un par de pasos, apuntando mi varita ahora hacia él.

-¡No me toques!... ¿Qué diablos crees que estás haciendo aquí?-

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Auberon Wardwell el Vie Abr 14, 2017 12:54 am

-Sigue cualquiera que se quiera interponer en el camino solo porque no entienden que yo quiero lo mejor para este país. ¿Eso es lo que quieres escuchar?

Le contestó, sin inmutarse cuando el chico lo apuntó con la varita. Entornó los ojos al escuchar que, al parecer, estaba más que consciente de que eran familia, pero que mantenía esa férrea obstinación que Jesse había mostrado veinte años atrás, no lo culpaba, pero no iba a repetirse la historia, de eso estaba seguro.

Desvió la vista de Donnie solo un segundo porque escuchó revuelo afuera, pero realmente no le importó. Si Marcellus Lovecraft quería abrirse paso hasta ahí, a él le daba lo mismo. Volvió la vista hacia Donnie, lo único que en esos momentos le importaba de verdad.

-Tu único padre fue Jesse Crawford, que eso te quede bien claro. Y me culpo por haberte convertido en un extraño que no encaja en ningún lado, pero si ahora ya sabes la verdad, entonces solo será tu culpa no aceptar lo que hay de verdad en tu sangre.

Le dijo justo cuando entró Marcellus, a quien le dedicó una sonrisa condescendiente mientras seguía con la mirada el exabrupto de Donnie, esperaba que Lovecraft hubiera escuchado bien, que supiera que no iba a tener contemplaciones con Donnie y que lo que menos le interesaba en todo eso, era hacerle daño.

- No estás en condiciones de hablar conmigo ahora. Ven cuando estés sobrio y cuando tengas más claridad en la cabeza, cuando realmente quieras escuchar respuestas. Eres mi familia, no voy a hacerte daño, no voy a cometer el mismo error dos veces.

Miró fijo a Lovecraft. Si quería llevarse a Donnie, no iba a detenerlos, ni él ni la gente de la prisión. Estaban en su territorio pero Auberon siempre había sido muy paciente en cómo jugar sus cartas, aquella era una de esas ocasiones de oro en donde más valía esperar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Vie Abr 14, 2017 3:10 am

Las palabras de Wardwell eran calculadas, siempre lo habían sido, sin embargo, lo que él decía y la realidad eran dos cosas distintas. La intención detrás de estas era otra historia completamente distinta, Wardwell podía decirle a la cara que no tenía intención alguna de hacerle daño a sus hijos y Marcellus no podría creerle incluso sabiendo que podría ser verdad, no después de todo lo que ha vivido en relación a ese hombre.
 
Donnie reaccionó de forma violenta, pero no estaba sorprendió por ello, era una actitud esperada, incluso justificaba. No le impidió salir de su agarre, tampoco lo había enfocado con intensión de obligarle a permanecer tranquilo, dejó caer los brazos a sus costados, tenía la varita en mano y sin inmutarse se acercó de nuevo a Donnie, tomándolo por la muñeca y haciendo que la varita de su hijo quedara directamente contra su costado, dejándolo que hiciera lo que quisiera.
 
"No voy a dejarte solo," fue su razón para estar ahí, Donnie podía estar en ira con el mundo entero, con él, Marcellus solo quería que estuviera a salvo.
 
Se dirigió a Wardwell entonces, alzando la vista con incredulidad de todas sus palabras. Era una situación casi irónica que ahora hablara de aceptación, claridad y verdades.
 
"Jesse Crawford nunca se consideró tu familia," lo sabía y no porque tuviera conocimiento de esa historia, incluso cuando ni el mismo Jesse tenía conocimiento de esa historia sobre su vida. Sus lazos eran firmes, claros y mucho más espesos que la sangre y no tuvieron lugar para Wardwell. Había estado en su cabeza más veces de las que a ambos les hubiese gustado, pero fue eso mismo lo que le permitió realmente conocer a Jesse y apreciarlo por la persona que fue.
 
"Fuiste tú quien asesino a Jesse."
 
Y Marcellus aun recordaba el momento en que Jesse desapareció del atrio del Congreso, cuando por fin lo habían encontrado ya era demasiado tarde. Lo último que el pelirrojo le había dicho antes de aquella batalla había sido relacionado precisamente con Donnie, como se había girado en su cuna esa mañana, Jesse había estado jodidamente orgulloso. 

"No pretendas que fue un error, lo hiciste porque así quisiste. No involucres a mi hijo en tus juegos."

_________________
 

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Donnie Lovecraft el Dom Abr 16, 2017 8:20 pm

Antes de la aparición de Marcellus, Auberon había tenido oportunidad de dedicarme unas cuántas palabras. En realidad, solo alguien muy dañado de la cabeza escucharía lo que tuviera que decir un criminal de cuyos labios no podían salir más que mentiras; pero muy a mi pesar, aquellas palabras se me quedarían grabadas en la mente durante semanas enteras después de esa noche. “Tu único padre fue Jesse Crawford”.

Luego vino todo lo de mi padre, es decir, mi padre adoptivo. Que se apareciera de pronto en ese lugar, con esos aires desesperadamente proteccionistas no hacia sino mostrarme, una vez más, que el viejo idiota jamás iba a confiar ni un poco en mi, como sí lo hacía con Winnie. Me pareció increíble y hasta sonreí amargamente al darme cuenta de que jamás iba a dejar de tratarme como a un niño a pesar de ser y tener problemas más complejos que cualquier hombre que conocía. Apreté la mandíbula al sentir que su mano bajaba la varita que le había estado apuntando hasta hace un segundo. El imbécil simpemente no podía ver que yo no necesitaba de su protección, no más.

-Claro papi, siempre vas a estar ahí, lo sé- Le dije sarcásticamente. Me deshice de su agarre por segunda vez, para luego simplemente mirar con incredulidad cómo Marcellus me hacía a un lado sin más, hablándole a Wardwell y refiriéndose a mi como si ni siquiera estuviera en ese puto lugar. Inaguantable... completamente inaceptable.

-Cierren la puta boca- Les dije, a ambos, respirando con dificultad y sintiéndome peor que nunca. Miré fijamente a Wardwell, quien irónicamente era el único que me había tratado con un mínimo de respeto desde que había pisado esa maldita prisión.

-No eres mi familia y ya no tenemos nada de que hablar. Más te vale quedarte en ese puto agujero el tiempo que te reste de vida. Y tú...- Al fin miré a Marcellus, a mi padre, de pies a cabeza, con los ojos inyectados en sangre y el alma a punto de irse al carajo.

-... claro que vas a estar ahí conmigo, como lo estuviste cuando murió papá. ¿Dónde estabas, pusilánime cobarde de mierda? ¿En qué agujero te escondiste mientras hacían mierda a tu esposo? No me vuelvas a buscar... no vuelvas a pensar que soy tu hijo, no vuelvas a acercarte o juro por dios que te mato-

Escupí al piso y me di la vuelta, caminando hacia la maldita salida de aquel condenado lugar.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Auberon Wardwell el Miér Abr 19, 2017 6:59 pm

Pudo saber, sin necesidad de indagar mucho, que a Donnie no le gustaba mucho que lo trataran con ese paternalismo que Marcellus parecía tener innato. Y sí, sabía que en esos momentos Donnie no iba a ir corriendo a sus brazos pero al menos ahora tenía una idea muy clara de cómo tratarlo y cómo no hacerlo. El chico solo estaba buscando algo de reconocimiento, no en el sentido de una premiación, sino de hacerle saber al mundo que no era una criatura.

-Jesse nunca supo que éramos familia, ¿cómo iba a considerarse tal? Y sí, creo que todo mundo sabe quién lo mató, no estaría aquí si no fuera por eso, ¿Sabes? Yo mismo me entregué, ¿alguna otra gran revelación que quieras hacer?, ¿que sirva de algo?

Le preguntó sarcásticamente a Lovecraft no sin antes cruzarse de brazos y soltar una risa sardónica. No sabía qué estaba intentando con frases tan obvias como “lo hiciste porque así quisiste”.

-No estoy jugando a nada. ¿Tú estabas jugando a algo?, ¿creías que ibas a esconder a mi familia de mi?, ¿tan siquiera sabías que lo eran? No lo creo….

Estaba seguro de que no. Solo lo había sabido el mismo Jesse al final de su vida, y los Venerables, así que a menos que Wilhelmina hubiera hablado, dudaba que aquella información hubiera sido del dominio público hasta ese momento. Cuando Donnie intentó salir, Auberon le hizo una seña a los guardias para que no lo detuvieran. Había ido ahí por su propia voluntad y podía salir de la misma forma en la que había entrado.

-¿Tienes algo más que agregar o puedo regresar a la tranquilidad de mi aislamiento? Yo al menos me conformo con saber que tu “hijo” como tú lo llamas, aunque no sea tuyo en lo absoluto, probablemente esté perdido para ti.

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Miér Abr 26, 2017 6:29 pm

Quiso mantenerse al margen de los pensamientos de Donnie, pero le fue casi imposible no canalizarlos. Quería explicarle que sus acciones no eran porque no confiara en él, Donnie bien había demostrado que era capaz de defenderse, había salvado las vidas de varios en la Universidad en dos ocasiones distintas, no era esa la razón por la cual Marcellus siempre mostraba más su preocupación por sus acciones que de su gemela, solo no quería verlo en peligro.
 
"Donnie, por favor—"
 
Miró a Donnie a los ojos cuando habló, a pesar de que todas y cada una de sus palabras se sentían como si le estuviera clavando un puñal una y otra vez, pero no le iba a reclamar su rechazo porque no era el lugar ni el momento, sin mencionar que, a pesar de todo, Marcellus nunca iba a dejar de ver por el bien de su hijo.
 
Cerró los ojos cuando Donnie se fue, esperaba que no lo hubiera perdido, que la brecha que ahora estaba entre ellos no fuera permanente, esperaba que pronto tuviera la oportunidad de hablar con él de nuevo, sin tanto resentimiento de por medio.
 
Auberon seguía hablando, probablemente sintiéndose triunfante de haber presenciado como Donnie le había rechazado de tal forma, pero Marcellus no encontró energía para que le importaba el sentir del mago oscuro.
 
"Hay cosas que unen a una familia mucho más que la sangre." Y yo siempre voy a ver por el bien de la mía… cuesto lo que cueste.
 
Había dado una parte de sí mismo tratando de darles toda la protección a su alcance, no podía dejar de preguntarse si había sido suficiente, si su sangre, su herencia y su magia habían logrado aquello que quería, quería pensar que sí, porque a pesar de la tragedia de la muerte de Adrien, los gemelos estaban a salvo.
 
Se retiró pensando en aquello, necesitaba seguir adelante, por el bien de sus hijos, pese a que uno de ellos no quería ni verle.

_________________
 

Volver arriba Ir abajo

Re: Jailhouse rock

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.