Últimos temas
» Lost stars
Ayer a las 8:21 pm por Emma Pazzoli

» Caelum Inferi - Solicitud de Afiliación Élite
Ayer a las 7:03 pm por Invitado

» Campo de batalla en un 2x3 [Deborah]
Ayer a las 5:55 pm por Phil Rosenbarg-Lovecraft

» ¡Sweet baby Jesus¡
Ayer a las 5:44 pm por Luca Pazzoli

» Petición de rol
Ayer a las 10:34 am por P. Anthea Cold

» Dancing with the moonlight [Laurette]
Ayer a las 9:00 am por Laurette Draconis

» Observando estrellas [Libre]
Ayer a las 8:41 am por Laurette Draconis

» Pequeño descanso
Jue Jun 22, 2017 6:32 pm por Nefer Auguscik

» The Unspoken truth [Luca]
Miér Jun 21, 2017 9:26 pm por Luca Pazzoli

» Fun time [Tammy]
Miér Jun 21, 2017 6:16 pm por Tammy Wildenstein

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Lun Abr 24, 2017 10:38 pm

No entraba al taller de arte tan a menudo como quisiera. De hecho, esa era la primera vez desde hace como seis meses que me daba un tiempo para entrar a alguna de las clases que se daban en esa aula en concreto. Qué puedo decir, los tiempos tan volátiles por los que atravesaba no me habían dejado espacio en la cabeza para ninguna de esas clases, ni para escribir, ni para un montón de cosas que Donnie Lovecraft solía hacer cuando su mente estaba más o menos sana.

Pero estaba tratando de rehacer mi vida; de no dejar que la muerte de mi padre me hundiera en una depresión irreparable que había estado a punto de hacerme volver a los encantos de la cocaína y la dama azul. En lugar de eso, mis esfuerzos se estaban concentrando, aunque no lo crean, en mis estudios, en odiar amistosamente a todos mis compañeros delta y en retomar ciertas actividades a las que me había negado durante tanto tiempo.

En realidad, podía aceptar sin ningún temor que mis habilidades en el moldeado de arcilla eran poco menos que mediocres. Pero asistir a esa clase no tenía nada que ver con la competencia o con el triunfalismo que imperaba en casi toda actividad extracurricular en la que hubiera pasado. Nah, moldear esa mierda no se trataba más que de relajarme y dejar mi mente en blanco aunque fuera por un rato.

Pero la clase había terminado y poco a poco todos se habían retirado del aula, todos excepto yo. Tras despedirme de un par de chicos a los que no topaba en ningún otro lugar más que en ese, me dirigí a las tarjas que había dispuestas para asearme las manos y mientras lo hacía, recordé extrañamente la manera en la que Bastian Schweinsteiger lavaba las suyas, el cómo siempre parecía querer tardar horas en algo tan simple y mundano como lavarse las manos.

Pensar en ello me hizo darme cuenta que llevaba semanas enteras sin halar con él. Durante el funeral de mi padre no había sido posible debido a lo poco dispuesto que yo había estado para hablar con nadie, y antes de eso... ya ni siquiera lo recordaba. Me sequé las manos y busqué mi móvil que había dejado en una de las bancas. Busqué en los contactos y le escribí un mensaje al único primo que tenia al que podía considerar algo más que solamente familia.

-”Qué haces, Satanás? Yo estoy en el club de arte. Si vienes, no le cuento a nadie que te desayunas con crías de niffler.- Al final sonreí, y decidí sentarme para comer mi almuerzo sin esperar demasiado de aquel mensaje. Probablemente estaba ocupado o lo que fuera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Lun Abr 24, 2017 11:13 pm

Había estado esperando la oportunidad para hablar con Donnie y esta había llegado por sí sola. Lo cierto era que aún no tenía un discurso preparado para lo que quería decirle, porque tenían tanto tiempo sin hablar que no estaba muy seguro de cuál era su mood. Lo que había hecho había sido crear dos estrategias que usaría dependiendo de cómo viera el panorama.

Estaba seguro de una cosa: tenía que convencerlo de ayudar pero a la vez tenía que hacerlo parecer como que era idea del mismo Donnie. Se podría decir que era un trabajo fácil para un Schweinsteiger, manipuladores por excelencia, pero resultaba que su primo también era uno, y no uno fácil de engañar, precisamente porque era bueno identificando esas pequeñas cosas.

Tenía que ser cuidadoso, porque sí, necesitaba a los gemelos, pero aquello no era solo por interés personal, también quería que estuvieran todos a salvo, se preocupaba por ellos. El lazo que tenía con Donnie había sido siempre fuerte a pesar de que en sus correspondientes infancias se vieran poco por los viajes a los que Harley o su personalidad en turno se empeñaba a llevarlos, pero lo quería, como si fuera un hermano de sangre.

Por eso cuando recibió su mensaje no dudó en ir. Le contestó escuetamente que lo esperara ahí y se encaminó hacia el lugar, que quedaba muy cerca, de hecho, del club de duelo, al que tuvo que darle pausa por “causas de fuerza mayor” sin dar muchas explicaciones pero con la promesa de que iba a compensar esa hora.

Llegó al club de arte y cerró la puerta tras él con un encantamiento.

-¿Puedes insonorizar el lugar?

Le preguntó sin afán de sonar sospechoso, aunque parecía raro que se lo pidiera. No importaba, para ese momento seguramente Donnie seguía pensando que Bastian tenía más secretos que él, que seguía siendo una persona extraña que de un día para otro resultaba tener monstruos en la espalda, en sentido literal y figurado.

-No sabía que tomabas este taller. Tus capacidades artísticas me siguen sorprendiendo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Jue Abr 27, 2017 9:15 pm

-¿Qué?- Le pregunté de inmediato, cuando me pidió que insonorizara el lugar como si estuviéramos en una serie detectivesca. Dudé por un segundo, pensando en que se trataba de una broma; pero luego recordé delante de quién estaba y se me pasó. Al fin, me levanté y comencé con el proceso, levantando las palmas de mis manos y conjurando lo pertinente hasta quedar sonoramente aislados.

-¿Todo bien? -Lo miré con extrañeza. Parecía bastante relajado en realidad, pero desear no ser escuchado por nadie hasta el punto de querer insonorizar el aula era sospechoso por sí solo., ya sin mencionar el hecho de haber llegado al lugar tan rápido como le era posible a Superman. Me volví a sentar, prefiriendo actuar de la manera más relajada posible, fingiendo que no me alarmaba un poco sus actitudes.

-Y eso que no me has visto hacer teatro. Soy el nuevo Laurence Olivier- Bromee, lanzándole un trapo a la cara y regresando a mi silla para continuar con mi sandwich de mortadela. Luego de darle un buen mordisco, lo miré de nuevo y le hice un gesto, señalando la puerta de entrada del aula.

-¿Me vas a decir que traes entre manos o esperamos a que alguien nos interrumpa oportunamente? Te advierto, es algo que pasa todos los días en esta maldita Universidad.- Sospechaba que quería decirme alguna cosa que no había podido decirme durante el funeral de mi adre. O quien sabe, a lo mejor sí se traía algo más grave entre manos.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Mayo 02, 2017 6:40 pm

-Sí, y no. No sé, supongo que asumí que querrías hablar sin que nadie escuchara las profundidades de tu corazón. Tiene mucho tiempo que no hablamos en serio.

Le contestó encogiéndose de hombros. Ya estando ahí frente a él no sabía por donde empezar y eso se le antojaba más difícil que de costumbre. Quería que Donnie fuera quien sacara el tema, no al revés, pero no estaba seguro de que su primo quisiera eso. Y no quería presionarlo.

-Claro que te voy a decir, pero primero quiero que hables tú, que me digas cómo estás.

Le buscó la mirada con gravedad y luego se dedicó a observar las obras alrededor. Siempre le había parecido que había bastante potencial en BK para esas cosas pero que no se le daba el valor suficiente con una carrera especializada.

-Mis visiones han estado bloqueadas, la última vez que tuve una fue en vivo, y fue de ustedes y de Adrien, fue como haber estado ahí, pero no. Sé que no fue fácil, y no sé si has hablado de ello con alguien que no sea Winifred. Tampoco quiero sonar como tu terapeuta de confianza pero me gusta pensar que podemos hablar de lo que sea.

No sabía cómo estaba la relación con su padre en esos momentos, ni que había ido a ver a Wardwell sin obtener ningún tipo de respuestas. En realidad, ambos estaban a ciegas en ese momento.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Miér Mayo 03, 2017 11:38 pm

Pfff, como si a alguien le importara- Me refería a si me importaba o no que alguie n allá afuera me escuchara. De cualquier forma, insonorizado ya estaba, y le quité importancia al asunto con un gesto de cabeza, mientras masticaba mi almuerzo y bebía un poco de jugo de pera. Hubo algunos momentos de silencio para nada incómodos, hasta que al fin preguntó cómo es que me sentía. No era la clase de personas que amara esa clase de conversaciones, pero Bastian era de los pocos que se podían dar esas licencias conmigo.

-¿Que cómo estoy? Viejo... me siento como la persona más inútil. ¿Sabes lo que es..- Se me atragantó la voz, justo en la garganta. Recordar ese momento en particular seguía siendo demasiado duro, y simplemente no era fácil hablar de ello, ni siquiera con él. Tragué saliva y quise continuar, pero simplemente opté por guardar silencio y mirar hacia cualquier otra parte, tratando de no romper en llanto como un niño pequeño.

Agaché la cabeza, perdiéndo momentáneamente el apetito, mientras mi primo observaba las obras de aquel lugar, como si con eso fuera capaz de encontrar las palabras que se suponía que eran las adecuadas en un momento como ese (o eso creía yo). ¿Pero qué diablos podía decirme? Para esa clase de cosas no existían palabras ni nada que te pudiera hacer sentir mejor. Pensándolo bien, que me respondiera algo no tenía un valor en particular, era solamente cuestion de estar ahí, tal y como lo había hecho durante funeral.

-Sabes que podemos, probablemente eres una de las dos personas que saben que le tengo miedo a los mapaches. Cómo se paran con sus patas traseras y agarran las cosas con esas manitas...- Hice el movimiento de aquellas manitas y las bajé de nuevo, negando con la cabeza.

-No sé si sepas, pero llevo dos semana viviendo en Delta a tiempo completo. Al principio pensé que sería sencillo, como un maldito día de campo, pero sentirme tan despegado de todo lo que siempre he tenido y toda la protección fraternal y esa mierda es... es muy difícil viejo. No me mal entiendas, no estoy arrepentido en lo absoluto; no pienso poner un pie en la casa de ese hijo de puta otra vez. Simplemente me quedé huérfano de padres por triple partida y eso es todo. Tanpoco soy tan infeliz como para ir a molestar a mi madre y vivir en su casa así que... aquí estamos.- Me silencié solo para tomar un poco más d ejugo y ver lo que Bastian tenía qué decir al respecto, si es que quería decir algo o solo seguirme viendo como alguien mira a un vagabundo.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Mayo 16, 2017 8:02 pm

-Claro que lo sé. Lo que también sé es que no puedes declararte enemigo de Marcellus.

Nunca le había dicho “tíos” a sus tíos, a los Lovecraft siempre los había llamado por su nombre por no saber exactamente qué era de cada quién. Los quería pero en su infancia no había pasado con ellos el tiempo suficiente para familiarizarse por todos los viajes que su madre le había hecho pasar, así que a veces prefería llamarles por su nombre que equivocarse. Como fuera, no se lo decía por ser un sentimental, sino porque podrían necesitarlo de alguna forma y no le convenía tener a Donnie enemistado con él, solo que no se lo diría así tal cual. Si resultaba que no lo necesitaban entonces eventualmente su primo podría hacer lo que quisiera.

-Bueno, tu hermana y tú tienen dinero, ¿por qué no compran algo propio y ya? No sean atenidos.

Le contestó. Todo mundo sabía que no estaban precisamente a merced de nada monetariamente hablando, tenían lo de Crawford, tenían lo de su tía Mina. Como fuera, ese no era el punto. Como no podía seguirle dando vueltas, terminó mirando intensamente a su primo antes de ladear ligeramente la cabeza como un perro que pone atención.

-Fuera de tus problemas paternales. ¿No sientes ganas de hacer algo al respecto? Te conozco y me sorprende que estés aquí tan tranquilo queriendo reconectar con tu alma artística en vez de buscar venganza o algo más. No digo que sea precisamente el camino correcto pero...si te soy sincero no creo que los aurores sepan cómo moverse en este tema en particular.

No terminó lo dicho con un “y yo sí” como hubiera querido. En vez de eso decidió esperar a su reacción, a saber si realmente tenía ganas de moverse, qué pensaba al respecto.

-No necesito ser vidente para saber que vienen por más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Lun Mayo 22, 2017 10:23 pm

Me vi en la necesidad de ponerme un poco a la defensiva cuando mencionó a Marcellus. No es que fuera ningún secreto ni mucho menos, pero que lo mencionara tan abiertamente me hacía sentir incómodo, incluso siendo solo él mi interlocutor. Chasquee la lengua y miré hacia otro lado, tratando de no ser demasiado pesado pero mirando a Bastian como si acabara de decir la mayor de las estupideces.

-Dices que lo sabes, pero no es así. ¿Y a tí qué cojones te importa como trate o deje de tratar a Marcellus?- Le espeté, con esa agresividad que Bastian tenía que conocer bastante bien. En realidad, lo que mencionaba tenía mucho sentido: no podía hacerme enemigo de mi padre, no al menos para siempre; pero a pesar de que yo mismo lo sabía, en esos momentos ni siquiera me planteaba el volver a su seno familiar. ¿Quieren saber la verdad? Estaba cansado de los Lovecraft, de Marcellus y su estúpido legado familiar que no era más que otro peso que mi hermana y yo habíamos tenido que llevar a cuestas sin más remedio que aceptarlo.

-No es tan sencillo. Precisamente, el hecho de que sea nuestro dinero significa que debemos cuidarlo más que nunca. Sabes bien que el dinero no es para siempre... menos el de Crawford, que no es lo mismo que si fuera la fortuna Lovecraft. - El de mi madre era otro tema. Ella tenía bastante y siempre parecía muy desprendida; pero al fin y al cabo era su dinero, que bien podía ser usado para su continua recuperación.

Me terminé el almuerzo y arrugué el papel alumunio, lanzando la bola plateada hacia un bote de basura que estaba como a ocho metros... y fallando en el intento miserablemente. Maldije en voz alta y moví un poco la mano para mover la basura hasta su lugar.

-Viejo, no todos somos increíblemente dotados como tú. ¿Crees que no lo pienso todos los días? ¿Crees que no tengo ganas de ir y cazarlos uno por uno como perros? Sueño... tengo pesadillas con ello cada que cierro los ojos. Pero tuviste que estar ahí... en serio hombre, no sabes de qué hablas. Lo que le hicieron a mi padre, lo que son capaces de hacer está completamente fuera de alguien como yo o incluso de alguien como mi hermana o tú. ¿Quieres saber cómo me sentí siendo un completo inútil mientras destrozaban al mejor mago que conocí nunca? ¿Quieres saber lo genial que fue sentirse como un niño indefenso al que ignoraron olímpicamente porque no tenía la menor importancia? Apenas si repararon en nosotros, Bastian, ¿Crees que podemos realmente hacer algo? ¿Qué voy a hacer? ¿Matarlos de risa? ¿Impactarlos con mi puñado de suerte- No me había dado cuenta, pero estaba de pie, con los puños apretados hasta el límite, con el rostro enrojecido y los dientes presionandose unos con otros.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Dom Mayo 28, 2017 9:48 pm

No insistió más con el tema de Marcellus porque podía notar que era un punto sensible para Donnie –para mal- y prefirió dejarlo así.

-Si no lo usan para comprar un lugar donde vivir, ¿entonces para qué?

Preguntó en cambio. Sabía que ninguno de los dos tenía que preocuparse por esas cosas. Su caso era diferente, el dinero de Werther era algo que jamás iba a tocar, sabía perfectamente de dónde venía y no estaba dispuesto a tocarlo. Por eso trabajaba y vivía en un cuchitril en BK Valley, y evitaba tomar puestos que se relacionaran al menos un poco con la influencia de Werther.

Lo que le importaba en realidad era justo lo que Donnie empezaba a decir. Lo miró intensamente, sintiendo de forma muy egoísta que estaba diciendo justo lo que él había esperado escuchar. En su imaginación aquella conversación estaba por tomar el rumbo que él quería, y el desenlace que esperaba. Solo tenía que jugar bien sus cartas.

-Bueno, creo tener la solución para todo eso. No he estado ocioso desde lo que pasó con Adrien, porque me importas, me importa Winnie, los quiero más que a nadie en este mundo.

No estaba contando a Porpentina en esa frase, por supuesto. La quería más que a nadie en el mundo también aunque al mismo tiempo la odiara por cosas que él estaba consciente que no eran culpa de ella pero que aún así le habían parecido siempre una dolorosa imposición.

-También tuve miedo por mi. Porque algún día se enteraran de lo que soy y lo que podría hacer, que creyeran que puedo ir más allá. No quiero que nos separen, no quiero que sigan dañando a esta familia, ya hicieron suficiente.

Se pasó la lengua por los dientes superiores, buscando mientras tanto las palabras adecuadas para decir lo que quería decir.

-Sé que seguramente sabes bien la historia de Auberon, Winnie y Porpentina. Tu hermana no suele ocultarte nada. La mía esta vez no lo hizo, e hizo bien, porque eso me dio pie a investigar muchas cosas. Hay una manera, Donnie, de hacernos lo suficientemente fuertes como para acabar con ellos, pero te necesito a ti, a tu hermana, los necesito conmigo y necesito que estén dispuesto a abrir ese lugar, el sótano donde solían reunirse. Solo quiero saber qué tan lejos quieres llegar para vengar a Adrien y para acabar con esa gente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Lun Mayo 29, 2017 11:05 pm

-Para... yo qué sé, cállate. El dinero se cuida y punto- Prefería mantenerme tal y como estaba, aunque estaba bastante seguro de que no pasaría mucho tiempo viviendo la habitación de una maldita fraternidad a tiempo completo. Luego de ponerle los puntos sobre las íes respecto a lo que podíamos o no hacer respecto al tema de los prófugos que me habían dejado húerfano de padre por segunda vez, Bastian se atrevió a decir algo que ciertamente me hizo mirarlo con extrañeza, luego con desaprobación y al final, con desdén, creyendo que solo decía esas cosas para inyectarme algo de esperanza o parecido.

-¿De qué hablas, viejo? Pensé que tú no te drogabas- Le solté, a pesar de que mi primo parecía bastante solmemne en su forma de hablar (¿pero cuándo no?). Luego, la situación se fue tornando un poco más extraña, cuando Bastian me hacía saber que él también tenía miedo y otras cosas que me hicieron pensar en que, definitivamente, el tipo no estaba soltando solo cosas al aire sin más. Negué con la cabeza, pero no pude dejar de mirarlo inquisitivamente, hasta el punto que sentí estar perdiendo un poco la paciencia.

-En serio, me estás asustando. ¿De lo que eres y puedes hacer? ¿Y qué se supone que puedes hacer? Además de enloquecer todo a tu al rededor como si estuviéramos en Poltergeist- Probablemente la razón de minimizar sus capacidades se debía al hecho de haber pasado prácticamente toda una vida viendo cómo hacía explotar botellas a nuestro al rededor sin apenas alterarse, o como mandaba a volar a cualquiera que nos molestara con solo quererlo, todo como si fuera de lo más cotidiano. En parte, también lo minimizaba porque inconscientemente no soportaba la idea de él fuera capaz de hacer algo, mientras que yo había sido un completo cero a la izquierda. Desde luego, si alguien era capaz de enfrentar a quien fuera era precisamente Bastian.

Y al fin, mi primo el favorito dejo caer su juego sobre la mesa. Lo primero que hice fue soltar una risotada, sin más. Me negaba a creer que lo que acababa de decir tuviera alguna especie de fundamento, a creer que de verdad el tipo hubiera estado pensando en algún plan plausible para hacer lo que acababa de salir de sus labios. Sabía de qué estaba hablando, de la estupidez que había dicho su hermana frente a Auberon. Mi mente había estado bloqueando aquella escena porque de alguna manera, recordarla y ponerla en el juego me significaba llegar a la conclusión de que Porpentina nos había puesto en la mira de esos críminales. Y no quería pensar en ello porque pensar en ese escenario me haría también concluír, entonces, que era culpa de Porpentina que mi padre estuviera muerto. Y había estado bloqueando esa idea durante meses...

-Basta. Déjalo así ¿Quieres?... entiendo que para ti también es difícil todo este asunto y sé que tu fuerza te hace pensar que puedes jugar a la guerra con esos hijos de puta, pero te sugiero que sea aquí en donde te callas de una buena vez.- Estaba negado a ello, completamente ofuscado por el dolor y el miedo de siquiera pensar en volver a verlos. Ni siquiera recordaba de dónde había sacado la estupidez de ir a visitar a Auberon a prisión, como si aquello hubiera ayudado en nada.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Mayo 30, 2017 6:24 pm

No le contestó a eso de qué podía hacer, porque estaba seguro de que Donnie lo estaba preguntando con alguna especie de sarcasmo que él podía entender. Al final habían pasado demasiado tiempo juntos como para entender algunas cosas de su personalidad, y estaba seguro de que eso iba en dos vías y que Donnie no era ningún tonto como para no darse cuenta de las cosas.

No se había esperado esa abrupta reacción, aunque tenía todo el sentido del mundo. No sabía a qué oscuros lugares se había ido su mente respecto a Porpentina, respecto a su padre y la posible relación entre ambos. A veces era tan antipático que no pensaba en esos detalles que eran tan importantes para los demás, que conectaban muchos puntos.

-Y yo te sugiero que te calles tú y me escuches. A menos que seas tan cobarde como para ni siquiera plantearte la posibilidad. Honestamente esperaba más de ti.

Era raro que Donnie explotara y él lo sabía. Era algo que parecía saber controlar mejor que ningún Schweinsteiger, tenía buen carácter. No supo por qué pero en ese momento verlo estallar ofuscado le pareció condenadamente adecuado. No era que hubiera alguna vez dudado de quién era Donnie, de qué clase de persona era su primo, pero era casi reconfortante verlo, como si ahí estuviera el verdadero lazo familiar.

-¿Qué esperabas, Don?, ¿qué no hubiera que hacer sacrificios para cobrar lo que nos deben?, ¿para terminarlos?. ¿Estabas esperando que papá Marcellus lo hiciera por ti? Tú mejor que nadie sabe que tenemos que hacerlo nosotros mismos.

Hizo un gesto casi de desdén con la mano. Cualquier otro probablemente hubiera intentado ser calmado y razonable, pero ellos no funcionaban así.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Miér Mayo 31, 2017 11:15 pm

De verdad quería que Bastian dejara el tema de una buena vez, pero algo dentro de mi me decía que no importaba lo que pudiera pasar en ese taller, él no iba a parar. Bastian nunca daba por sentado algo, nunca se callaba cuando tenía algo que decir, y definitivamente esa tarde parecía tener muchas ganas de hacerme escuchar. Apreté los dientes y me levanté solamente para caminar de un lado a otro como si fuera un animal encerrado en una jaula, obstruyendo mis pensamientos al tiempo que mi primo no paraba de hablar. Al final, cuando me llamó cobarde, mi caminata cambió para dar una zancada hacia él y enfrentarlo, dándole un empujón en el hombro y pegando mi frente a la suya, bufando y gruñendo, soportando la carga de mi propio caracter y cerrando fuertemente los puños, como si estuviera a dos segundos de partirle la mandíbula en dos. Quería hacerlo, sentía que necesitaba explotar de alguna manera, como si todos los sentimientos guardados durante meses estuvieran a nada de estallar en la cara de una de las personas que más amaba en la tierra.

-No estuviste ahí, Bastian no estuviste...- Levanté las manos solo para tomarlo por el cabello. Cerré los ojos, aun con mi frente pegada a la suya; el agarre de mis manos se hizo más internso, para luego convertirse en una especie de abrazo. Mi rostro se escondió en su hombro derecho hasta que simplemente las lagrimas comenzaron a correr sobre mis mejillas. Sollocé como un niño, llorando la muerte de mi padre como no lo había hecho ni en su funeral ni durante las semanas que siguieron a ello. Me habían quitado a mi padre, lo habían asesinado de la peor forma posible; lo habían hecho sufrir hasta el hartazgo y no había podido hacer nada al respecto ni despedirme y ahora nunca más iba a volver a escuchar esa voz.

La desolación entonces volvió a convertirse en furia y en frustración, esa que también había estado escondiendo y evitando, de pronto nacía otra vez en mi pecho y florecía como veneno. Golpee la espalda de Bastian y mi llanto se convirtió otra vez en gruñidos desesperados al sentirme tan jodido y tan enfadado con la puta vida. Quería matarlos a todos y Bastian era el único que me estaba haciendo pensar que quizás era posible, que a lo mejor no era tan imposible hacerles ver que se habían metido con las personas equivocadas.

-Dime cómo. Bastian, dioses... dime cómo es eso posible y juro que soy capaz de lo que sea. Te puedo seguir a donde vayas, hasta el maldito infierno si es necesario, pero por favor dime que no estás diciendo solo idioteces, dime que sabes de lo que estás hablando, déjame ir a por ellos Bastian, déjame arruinarles la vida y hacerles sentir lo que yo sentí... lo que mi padre sintió. -

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Miér Jun 07, 2017 11:19 am

Su cuerpo también se tensó por inercia cuando su primo se le acercó en esa actitud que le conocía tan bien, aunque nunca dirigida hacia él y nunca maximizada hasta ese punto. Reaccionó de forma natural, entornando la mirada, retándolo, esperando que diera el primer golpe si tanto quería. No importaba, él estaba ahí para eso, para llevarlo al límite y hacerle notar que aquello que quería hacer era la mejor opción, que simplemente tenían que adelantarse, que tenían que tomar ellos lo que pudieran antes de que lo hiciera alguien más, con otras intenciones.

Por eso se controló, por eso a pesar de que su instinto le gritaba contestar de la misma manera se mantuvo en sus cinco sentidos, paciente, y nada en el ambiente indicó lo contrario a excepción de un ligero temblor en cada una de las pinturas que se sostenían en sus caballetes, o de la tensión en su mandíbula y la respiración irregular. Aguardó como un depredador sosegado hasta que el agarre agresivo de Don se convirtió en ese abrazo extraño. Solo entonces sintió que había ganado terreno por fin.

No lo abrazó de inmediato. Sus brazos se quedaron inmóviles a un costado durante un segundo. Se preguntó de pronto si había perdido acaso la razón, si su egoísmo había llegado a tal grado que en ese momento estaba tomando eso como una victoria pequeña, ese gran rompimiento de Don de pronto era algo positivo para él. Tuvo miedo en ese momento, de él mismo y de los lugares que había alcanzado solo para llegar a ese punto. Y del tipo de persona en la que podría convertirse si perdía el control de él mismo.

Lo abrazó de súbito, fuerte, sin más. Sus manos arrugaron su siempre impoluta camisa mientras le juraba sin palabras que no iba a dejarlo solo, que lo entendía, y que todo lo que haría a partir de ese momento no iba a ser solo un acto egoísta para entenderse y superarse, sino para ayudarlo a él. No necesitaba decírselo en voz alta, o al menos eso creía él, bastaba con mantenerse estoico mientras sentía sus golpes, como una estatua, recibiendo su ira si eso era lo que él necesitaba en ese momento.

Escucharlo hablar fue como una bocanada de aire fresco. Lo alejó de él tomándolo firme por los hombros para mirarlo a la cara.

-Ellos quieren regresar al sótano y están buscando una llave. Wardwell selló el lugar y solo puede ser abierto por esa llave, que no es un objeto, sino una persona. O más bien un par. Winnie y tú. Siempre han sido diferentes, ¿no te das cuenta?, siempre ha habido algo en ti que te hace resaltar de los demás. Ni siquiera yo soy tan fuerte como ella, y ni siquiera yo he podido hacer lo mismo que tú. Su sangre es nuestra llave, no me queda duda.

Pero lo cierto era que su teoría no estaba confirmada, aunque Porpentina no podía estar equivocada luego de todo lo que habían puesto sobre la mesa. Tenía que ser así. Él sentía que era así.



-Yo hace tiempo descubrí que estoy hecho de la misma sustancia que estaba hecha aquella criatura del consejo escolar y con eso solo puedo concluir que una vez adentro voy a completar una especie de transformación esencial, o que al menos voy a entender cómo funciono para dejar de ser un bólido que estalla sin dirección. Y si lo que creo es cierto, tú y ella serán más fuertes que nunca, y yo seré un arma para ustedes. Y acabaremos con ellos porque jamás volverán a tener acceso a ese sitio. Si quieres que sientan lo mismo que tú, esa es la única salida.


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Donnie Lovecraft el Lun Jun 12, 2017 7:42 pm

Sé que siempre he sido un tipo bastante perturbado, a veces más o a veces menos. Ese día me sentí de pronto peor que nunca, como si todos los momentos de estrés de toda mi vida hubieran tenido una pequeña reunión en este punto en particular. Incluso me pregunté a mí mismo si este ardor que sentía dentro de mi se trataba del Lovecraft que llevaba dentro. Luego recordé que no tenía una mierda de Lovecraft en mi cabeza y sentí cierto alivio. No se trataba de ninguna locura, de ningún mal mental genético heredado por nadie: se trataba sencillamente de odio acumulado y nada más.

Tal certeza me provocó un momento de calma, la suficiente para ser capaz de comprender las palabras que me dedicaba Bastian, mientras me sostenía de los brazos y me miraba a los ojos para explicarme algo que le hacía ver como un desquiciado mental. Volvió al tema que yo mismo había estado queriendo evitar durante semanas, al hecho de que Porpentina se había sacado de la cabeza la teoría idiota de que mi hermana y yo teníamos algo que ver con los cuentos negros del sótano de Nu. Que lo hubiera compartido con la persona más equivocada posible me hacía pensar que quizás Porpentina no era la mejor persona en quien se pudiera confiar. ¿Qué había de Bastian entonces?

Bastian no era como su hermana, de hecho, la distancia entre ellos era tan monumental que ni siquiera parecían ser de la misma familia. Me constaba el amor que sentían el uno al otro, pero además de ello, no había nada trascendental que los conectara, nada que fuera capaz de hacerme creer que estuvieran realmente en la misma sintonía. Entonces... ¿Por qué Bastian decía sus mismas idioteces? ¿Por qué insistían con algo tan poco probable? ¿Con algo tan absurdo?

-Dioses Bastian, todos somos diferentes. ¿Qué te hace pensar que no estás equivocándote? No te ofendas, pero me suena a que Porpentina no hizo más que jodernos la vida con un cuento sacado de la manga para darse importancia frente a Wardwell, tal y como lo ha hecho durante toda su vida con miles de cosas mucho menos importantes. Siempre fue inofensiva, pero esta vez...

Esta vez mi padre estaba muerto. No tenía la suficiente información, y lo poco que sabía señalaba a su muerte como una mera venganza preventiva para Wardwell, pero era imposible no pensar que lo dicho por mi prima tenía algún impacto menor en ello. Por otra parte, ¿Qué me hacía pensar uno de los magos más poderosos de la historia de la magia iba a tomar por cierto lo dicho por una niña tonta como ella? ¿Cómo carajo alguien así iba a siquiera escuchar lo que pudiera decir? Ese par de preguntas lograban que la culpabilidad de Porpentina se desmoronara en el aire. Pero por alguna razón, mi corazón no quería que se desmoronara, deseaba de alguna manera conectar las cosas, encontrar un culpable, sanar las heridas de las formas más ridículas posibles.

-Suena encantador, pero también suenas a que no tienes idea de lo que estás haciendo. Bastian, eres increíblemente poderoso, lo sé y también sé que tu padre fue algo así como un Auberon Wardwell a menor escala y casi tan temible, pero no sé qué pensar respecto a lo que me acabas de decir. Hablas de transformarte en algo más de lo que eres, ¿En qué? ¿Cómo sabes que no vas a volverte alguna especie de monstruo incontrolable? ¿Cómo sé que puedo ir y tomarte la mano a ciegas? ¿Cómo puedo saber que no estoy poniendo en riesgo la vida de mi propia hermana? Sé que te acabo de decir que te voy a seguir hasta el mismo infierno, pero primero necesito creerte, necesito saber que sabes lo que estás haciendo.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Jun 13, 2017 6:27 pm

Bastian podía notar que el rencor que Donnie sentía hacia Porpentina, que se había esforzado tanto en esconder quizá por no contrariar a Winnie o por no exponer a la familia a una ruptura más, era palpable y en ese momento, estaba siendo el mayor obstáculo para conseguir lo que necesitaban. Se sentó en un banco frente a un caballete con una pintura bastante mediocre que observó durante unos segundos mientras Donnie seguía hablando.

Sus cuestionamientos eran justos, y demostraban que su primo no era un loco crédulo que se iba a echar de cabeza a la primera oportunidad sin medir las cosas, eso estaba bien. Su papel ahí era calmarse y explicarle a Donnie lo más posible sin caer en inconsistencias. Le habría gustado decirle algo como “vamos a que lo pruebes por ti mismo” pero aún no tenía cómo llegar al sótano.  Tomó aire y se dispuso a compartir con él lo que sabía.

-Tú mismo puedes constatar algunas cosas ahora mismo. Para empezar, la marca de nacimiento que compartes con tu hermana en la espalda, es extraña, es como una runa o algo así, ¿no?, ¿y acaso no reaccionaba de cierta manera cuando estabas en la antigua casa Nu, cerca de algunas áreas? Probablemente era por tu conexión con ese sitio.

Lo miró tratando de encontrar una reacción a lo que acababa de decir, pero no se detuvo mucho en ello.

-Después está el tema del huracán. Nunca lo dijimos porque la Gárgola nos lo ordenó así. Estaban todas esas chicas asesinadas en los vestidores del refugio, lo que no convirtieron, había un mensaje en sangre que decía “Sigo Aquí”, David Rayder también lo vio. La Gárgola nos puso una especie de hechizo para no decirlo, pero ese hechizo se fue desvaneciendo con el tiempo. Porpentina me dijo que unos cuantos días antes ella y Winnie habían estado jugando en Nu, que la sangre de Winnie cayó ahí, Auberon les dio a entender que se necesitaba sangre de esa llave para abrir el sitio. ¿No te parece coincidencia que esas cosas horribles pero controlables empezaran a suceder luego de la broma de Porpentina y Winnie en la ex fraternidad?

Se remojó los labios, que sentía resecos antes de mirar a su primo casi con una bien planeada súplica.

-Lo cierto es que me faltan muchas piezas en el rompecabezas, Donnie. Pero estoy seguro de que ustedes son más de lo que sus padres les han hecho creer, quizá por protegerlos. No hay manera de comprobarlo más que probándolo. Pero desafortunadamente aún no sé cómo entrar al sótano, no sé dónde está la entrada y el fantasma de mi padre no ha querido decirlo. Pero si empezamos a trabajar juntos desde ya, si hablas con Winnie...nuestros chances pueden mejorar, solo necesito saber que estás dispuesto a que hagamos esto.

No mencionó que Porpentina también había arruinado eso porque sería echarle más sal a la herida ante los ojos de Donnie. Y respecto a  su pregunta sobre cómo saber que no iba a volverse una especie de monstruo incontrolable, no la respondió. No tenía una respuesta inmediata para eso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde con el hijo del diablo, mejor conocido como «primo Bastian»

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.