Últimos temas
» In Alpha we trust [Freddie]
Mar Sep 19, 2017 10:37 am por Keith T. Anderson

» Torneo de las fraternidades [NUEVOS TERRITORIOS]
Miér Sep 13, 2017 1:10 am por Brandon A. Lovecraft

» Shape of you
Miér Sep 06, 2017 9:54 pm por Winnie Lovecraft

» Wicked games
Miér Sep 06, 2017 9:29 pm por Auberon Wardwell

» Eagles vs. Horns
Miér Sep 06, 2017 4:54 pm por Tammy Wildenstein

» Y el tío Werther le dice: Un gran poder... conlleva partir en pedazos a todos tus amigos
Mar Sep 05, 2017 7:29 pm por Fantasma NDP

» Como un hongo [libre]
Lun Sep 04, 2017 2:09 pm por Robbie Chee

» Vengan, amiguitos
Lun Sep 04, 2017 11:01 am por Benjamin Walker

» Petición de Rol
Jue Ago 31, 2017 7:09 pm por Benjamin Walker

» Kolob Canyons
Jue Ago 31, 2017 3:24 pm por Tammy Wildenstein

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

Al Despertar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue Mayo 12, 2016 12:42 am

Al Despertar


Había sido inesperado, como muchas cosas en sus vidas. A pesar de los constantes deseos de que pudiera pasar, una parte de él había aceptado que Wilhelmina no volvería a ser ella misma nuca y quizá tenía razón, habían ocurrido demasiadas cosas, muchos intentos de terminarlo todo, como para pensar que ahora que la esperanza finalmente se había visto real, todo sería normal de nuevo. Eso no era esperanza, era ingenuidad y Marcellus no podía costear ser ingenuo.  

 
Pero algo bueno había pasado y era real. No era un episodio de lucidez, parecía más enfocado, más sólido… parecía progreso. Adrien había sido muy concreto en las preguntas médicas al Jefe del departamento de Psiquiatría, buscando seguridad en su diagnóstico. Marcellus se vio muy cuidadoso en las instrucciones recibidas, en hacer las preguntas correctas y en buscar las señales indicadas.
 
Mina había despertado, su verdadero ser había salido de entre el agobio de la oscuridad y no por unos cuantos minutos u horas. Había permanecido, se estaba enraizando, aferrándose a la nueva tierra en la que había sido asegurada, un suelo que no tenía carbón ni cenizas entre sus capas.
 
El cambio fue súbito, pero la observación que se hizo para el diagnóstico no fue a la ligera. El medico estaba positivo y seguro que Wilhelmina Schweinsteiger – Crawford – estaba en condiciones de ser dada de alta para continuar su recuperación en un ambiente familiar.
 
Marcellus sintió que el mundo se había detenido por un momento al terminar de leer el diagnóstico y la recomendación, pasando la carta a Adrien para que la leyera, necesitaba que él le confirmara que era lo correcto, que era real. Tomó la mano de Adrien sin decir nada, para sentirse anclado y eso fue suficiente.
 
Fue a visitar a Mina como siempre lo hacía, era esta vez había una fecha en el calendario para que ella saliera del centro psiquiátrico. Esta vez estaba haciendo preparativos para llevarla a casa, no firmando un consentimiento de seguridad médica porque la madre de sus hijos había tenido un episodio particularmente nefasto. No… esta vez parecía que alguna divinidad no les estaba jugando una broma.
 
Explicarle a Winifred y Donald no fue complicado, citó los hechos y la decisión que había tomado, la fecha había sido estipulada y una visita familiar estaba programada, el plan era que, al terminar, Mina no se quedaría atrás, no esta vez.
 
Este era el último paso y Marcellus se permitió ser iluso por un momento, quizá todo en verdad estaría bien.

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Wilhelmina Crawford el Jue Mayo 12, 2016 2:01 pm

Llevaba muchos años pensando que lo suyo no tenía solución. En sus momentos más lúcidos había intentado buscársela, encontrar la manera, por sus hijos, pero después todo se volvía una pesada bruma que no la dejaba pensar en nada más que en Jesse, y no solo eso, sino en nada más que en poder estar otra vez con él, de la forma que fuera. Había perdido ya la cuenta de la cantidad de suicidios que había intentado, algunos muy comunes, otros más creativos. Nada había funcionado. Y todo para ella, durante 21 años, había sido un tormento constante.

Ahora por fin las pociones y las terapias parecían estar funcionando, aunque no lograba entender por qué. Habría querido no darle tantas vueltas a todo eso y simplemente intentar sentirse un poco más feliz por haber sido dada de alta pero lo único que le preocupaba era: “¿cuánto va a durar?” y también que realmente no era como si los pensamientos suicidas y la tortura por no estar con Jesse estuvieran desapareciendo de su cabeza, seguían ahí, solo que ya no tenía las ganas de seguirlo intentando, y le adjudicaba eso a las pociones.

Su cordura colgaba de un hilo todos los días y durante muchos años se había sentido completamente perdida; más agresiva y más desconfiada, más triste, más derrotada. Quizá lo que había cambiado en su mente no era la enfermedad en sí, sino que había aceptado la absoluta resignación de que no iba a poder estar en donde realmente quería estar.

Estaba en su habitación, que siempre permanecía vacía y con muy pocos muebles, guardando sus pertenencias en su maleta. No eran gran cosa, ropa común que incluía una chaqueta de Jesse, una caja de plástico en donde guardaba fotos de sus hijos, de sus hermanos y de sus sobrinos, y más nada. La ropa cabía en una pequeña maleta, sin necesidad de magia. La doblaba de forma distraída tratando de no pensar en lo difícil que le estaría haciendo la vida a todos si volvía. En cómo lo tomarían sus hijos, en cómo controlarían cualquier episodio, en dónde viviría, cómo se acoplaría a una sociedad que ahora le parecía extraña.

Le había pedido a Marcellus que entrara él solo primero, sin Winnie y sin Donnie. Tenía nervios, tenía miedo y quería hablar con él antes. Era la primera vez que no iba a respirar tranquila por saber que, ahí adentro, no podía causarles ningún daño y que cuando se fueran, su vida iba a seguir siendo relativamente normal. Marcellus había sido un padre extraordinario.

Una enfermera de las que no le tenía miedo fue la encargada de tocar suavemente la puerta, anunciarle que su familia estaba ahí y preguntarle si podían pasar ya. Ella solamente asintió sin decir nada, a la expectativa, con un ligero temblor recorriéndole el cuerpo. No se recordaba tan lúcida, y ahora que estaba así de despierta, estar tan consciente de ella misma, de su cuerpo terrenal, de estar viva, le causaba un auténtico pánico.

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Vie Mayo 13, 2016 12:20 am


Había hablado antes de ir con las enfermeras, además de con el doctor encargado del caso de Mina. Previo a esto Marcellus tuvo una conversación con Wilhelmina sobre como quería que esta visita se llevara a cabo, era una reunión, pero había un sentimiento de inseguridad en todo momento, después de tantas cosas ocurridas, de todo lo que los había llevado hasta este punto, el confiar a ciegas en las aparentes bendiciones sin explicación no era algo que podían hacer fácilmente. La desconfianza a lo desconocido era algo que les costaba dejar de sentir, se estaban arriesgando en mostrar confidencia, aunque fuera solo un poco, con tal de ver algo positivo para con Mina después de tantos años.
 
"Esperen aquí," les dijo a Winnie y Donie, esforzándose por mostrar un semblante de calma, incluso trató de sonreír, "Volveré por ustedes en un momento."
 
No era una petición y ellos tenía que entender que estaban caminando en hielo delgado, se debían tomar precauciones. Mina había sido muy clara en como quería que esto se hiciera y Marcellus respetaría sus deseos, ella era quien iba a salir al mundo después de años, dañada, pero no destruida, eso quería pensar.
 
Una de las enfermeras de confianza fue quien le guio a la habitación, Marcellus esperó detrás de la puerta mientras la enfermera le preguntaba a Mina si quería ver a su familia, el silencio se extendió y Marcellus se acercó delicadamente, dejándose ver en el marco de la puerta.
 
"Mina," le sonrió ligeramente, con el aire de alguien que estaba exhausto pero deseoso de estar ahí, eso era exactamente lo que estaba sintiendo, "Me alegra verte."
 
Sintiéndose intrusa, la enfermera indicó que estaría cerca si necesitaban algo, marchándose hacia el corredor. Marcellus entró a la habitación, misma que tantas veces había visto. Se sentía diferente, Mina no sólo se veía lúcida y despierta, parecía ella misma.
 
Esa semilla de esperanza estaba acomodándose de nuevo, tenía temor de dejarla, pero estaba cansando de la duda, el ver a Mina y no poder sacarla de esa oscuridad. Ahora había llegado el amanecer y quería estar ahí cuanto tiempo fuera posible.
 
Caminó hacia ella, sentándose a su lado. Tenía las manos entrelazadas en su regazo para mantenerse concentrado y por un momento no dijo nada.
 
"Winifred y Donald… Winnie y Donnie están afuera," sonaba orgulloso de simplemente decir sus nombres, "¿Te gustaría verlos?"
 
Marcellus conocía a sus hijos, había una infinita cantidad de escenarios de como esto podría resultar, demasiadas variables. La lucidez de Mina ya no era una de ellas y estaba agradecido por ello.
 
Extendió su mano, ofreciéndosela, como muchas veces antes lo había hecho.

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Wilhelmina Crawford el Vie Mayo 13, 2016 1:44 am

-Marcellus…

Le intentó sonreír también, aunque el gesto fue más bien débil, como si no hubiera sonreído en años, y realmente así era, de cierta forma. No recordaba haberlo hecho completamente consciente, ni de forma tan genuina. De cualquier forma la sonrisa era algo amarga, seguía sintiéndose fuera de lugar, como si ese cuerpo no le perteneciera, como si su cabeza estuviera constantemente dividida.

-Sí, me gustaría verlos, pero primero necesitamos hablar de algunas cosas.

Amó la forma en que se expresaba de ellos, aunque fuera a través de sus nombres. Tenía muy presente que sus hijos no habían sido, en esos años, unos ángeles, pero que Marcellus, el único que los leía como libro abierto y que realmente los conocía al derecho y al revés, sabía exactamente cómo tratarlos. Y los quería, y no encontraba forma de agradecerle eso.

Al verlo extender su mano no duró ni un segundo en tomársela. La entrelazó con las suyas y luego, sin previo aviso, lo jaló hacia ella –casi con violencia, como antes, como siempre- y lo abrazó, con fuerza, con ganas, como si buscara que el contacto físico le recordara que ella seguía siendo parte de ese mundo. No lo había abrazado en casi veinte años, poco más, la última vez había sido en el departamento de Nueva York, cuando habían encontrado a Jesse muerto. Aunque en concreto, no había abrazado a Marcellus, sino a alguien más…

Se separó de él y de forma innecesaria, se alisó la ropa que llevaba puesta, que no era más que un vestido color vino, que era lo menos triste de sus pertenencias. Se sentía sobrecogida y se le notaba en la expresión. Caminó unos cuantos pasos de vuelta hacia su maleta, que estaba sobre la cama, en cuya orilla se sentó.

-Estoy preocupada por esto, Marcellus. No sé si sea buena idea que salga de aquí. No entiendo nada de lo que pasa afuera, no sé cómo está mi negocio, mi vida, no conozco bien a mis hijos, no sé dónde voy a vivir, no sé qué tanto voy a poder estar cerca de ellos sin hacerles daño. No estoy segura de que estemos haciendo esto bien, tengo demasiadas dudas, y demasiado miedo. No me van a devolver aún mi varita, dicen que es peligroso que la tenga cuando apenas sigo en observación, ¿cómo voy a poder estar allá afuera sin ella?  

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom Mayo 15, 2016 1:02 am


Notó el esfuerzo que hizo por sonreír, parecía cansada y estresada. Marcellus no tenía duda de que lo estuviera, ahora que tenían un prospecto diferente de vida por delante, era algo aterrador si se ponía a pensarlo con cuidado, él estaba consciente que la lucidez, el estar en pleno control de tu juicio era mucho más difícil que solo dejarte llevar por la destrucción de tu raciocinio.  
 
Además de todo aquello, era un cambio muy diferente a la vida que había llevado en los últimos veinte años. El también estaría en considerable duda y de hecho lo estaba, pero por diferentes razones y en distintos niveles.
 
"Está bien."
 
Se dejó llevar, devolviendo el abrazo sin pausa alguna, había extrañado esa clase de contacto, aun después de tanto se sentía familiar y su memoria física reconoció que hacer de inmediato, como acomodarse en sus brazos y contra ella, como antes, como siempre.
 
Al separarse sintió que podía hacer esto, tenía la capacidad de hablar con ella y sobre todo podía hacer algo para ayudarla. Ella siempre sería una parte muy importante de su vida y si bien la culpa de no haberla podido salvar de la oscuridad que la había consumido era algo que siempre cargaba, quizá ahora podría compensar eso, al menos un poco.
 
"Antes que nada, tienes que darte la oportunidad de hacer esto," empezó con lo obvio, porque ella podía decidir quedarse justo donde estaba, "Que el miedo no te detenga. Si, el mundo ha cambiado, pero no estás sola."
 
Se acercó de nuevo, tomando su mano por un momento, "No lo estás."
 
La soltó con cuidado, para seguir hablando, "Hay varias opciones donde podrías vivir, en nuestra casa hay una propiedad adjunta, donde puedes tener tu espacio, así tendrás la oportunidad de conocer mejor a Donnie y Winnie, que es algo que sé que quieres hacer," se sonrió al mencionarlos de nuevo.
 
Le ofrecía no sólo estar cerca de sus hijos sino de personas que conocía, no iba a abandonarla. Su relación no era la misma, él le era fiel a Adrien y ella a la memoria de Jesse, pero había vivido tanto juntos que era ilógico que no siguieran siendo cercanos, además, ella era la madre de sus hijos.
 
Eso le recordaba… "Tu madre ha preguntado por ti, así como tus hermanos… podrás hablar con ellos cuando te sientas cómoda."
 
Entrelazó las manos sobre su regazo, "Tu negocio sigue de pie, sólido y constante, Harley… Harley no ha estado presente en el mismo en varios años, detalles de su condición, pero está al pendiente de la administración, los detalles legales están en orden, los he visto…"
 
No apartó su mirada, quería darle la seguridad de que estas cosas no eran un obstáculo invencible, "Eres una mujer de grandes capacidades, no tener tu varita no te deja indefensa, poco a poco te recuperarás a tu misma, te conocerás a tu misma en este mundo que ha cambiado y llegará el momento en que puedas tener tu varita contigo una vez más."

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Wilhelmina Crawford el Lun Mayo 16, 2016 10:32 pm

Darse la oportunidad, ahí estaba la clave de todo. Tenía que empezar a creerse que esa lucidez era real, que no se le iba a escapar de las manos como siempre, que por fin la tenía controlada. Iba a ser mucho trabajo, porque seguía sintiendo esa acuciante necesidad de solo dejar de existir, o de existir en el lugar en donde Jesse existiera, cualquiera que fuese. Alzó la vista hacia Marcellus cuando le dijo que en su casa había una propiedad adjunta y lo miró con los ojos muy abiertos.

-¿Estás demente? No voy a vivir en ninguna propiedad tuya y de Adrien, primero muerta. Y créeme, me encantaría estarlo.

Es que le pareció indignante, y lo miró verdaderamente furiosa, incluso había levantado la voz un poco. ¿Qué quería?, ¿restregarle en la cara que ellos sí eran felices y que encima habían tenido la dicha de criar a sus hijos?. Apretó los puños y negó enérgicamente con la cabeza. Prefería quedarse ahí a ir a cualquier sitio con ese par.

-Y no quiero imponerles nada ni a Winifred ni a Donald, no es justo para ellos. Así que no, me iré a mi departamento de Miami. No está a discusión. Si no es ahí entonces te juro que prefiero quedarme aquí.

Porque su madre tampoco era una opción ni de chiste, ni ninguno de sus hermanos. Lo cierto era que en ese punto de pronto dejó de comprender cuál era la necesidad de todo eso y sintió que algo le quemaba la garganta, como si se diera cuenta de que sin Harley y sin Jesse volvía al mismo punto de siempre. Y esos pensamientos eran los más peligrosos de todos. No lo iba a lograr, lo sentía en la carne, en los huesos, los fantasmas jamás iban a dejarla en paz.

-Me voy a quedar en Miami y no querré ver a nadie hasta que recupere mi varita, así que no le cuentes a nadie, y le pediré a Winnie y a Donnie que no lo hagan tampoco.

Volvió a ver la maleta. Estaba teniendo un arranque de pánico. Quizá nada de eso valía la pena, no tenía sentido.

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun Mayo 16, 2016 10:59 pm


Wilhelmina se estaba alterando, algo que no le sorprendía. Marcellus sabía que esto no iba a ser fácil, había sido optimista, por lo menos cruzaron unas cuantas palabras antes de que ella se molestara. Por supuesto que su oferta sonaba como algo que ella no aceptaría, no lo había hecho con ninguna intención negativa, pero tenían que llegar a un compromiso debido a las instrucciones del Psiquiatra.
 
"Un poco, pero ese no es el punto." ¿Demencia? Esa nunca se había sido, solo no cambiaba de personalidad cada dos horas y cada que sentía frustración como en los primeros años tras la Revolución.
 
"No quiero ni voy a obligarte a nada Mina, nunca lo he hecho y no voy a empezar ahora, te lo aseguro," le comentó bastante tranquilo, sin mencionar que no creía que Mina fuera a hacer algo contra su voluntad, incluso ahora, años después.
 
Tenía los papeles del psiquiatra en el bolsillo del abrigo, tuvo la tentación de sacarlos para probar su punto, pero no lo hizo. No estaba peleando con ella, había mejores maneras de llegar a un acuerdo que discutiendo el hecho que Mina no era una persona completamente capaz de funcionar en la sociedad, no aún.
 
"Tu apartamento está en perfectas condiciones," le comentó. "Si quieres vivir ahí eres libre de hacerlo, pero tenemos que atacar las instrucciones de tu médico."
 
Después de todo, ella había sido dada de alta bajo supervisión. No importa cuán necia fuera, era algo que no estaba a discusión.
 
"El elfo domestico de tu familia podría estar contigo, siempre les ha hecho la vida un poco más sencilla," no sería suficiente, Marcellus tendría que enviar a uno de los Elfos domésticos de su familia para asegurarse que Mina no se hiciera daño a si mima además de ello, uno que no se tentara el corazón en desobedecer a Mina si estaba en un ataque o algo parecido.
 
"Winnie y Donnie quieren conocer a su madre, darles un espacio no es imponerte sobre ellos, no tengas temor de conocerlos Mina, te aseguro que te quieren en su vida, aunque no lo parezca a simple vista."
 
Sobre todo Donnie, quien parecía que cada día estaba más enojado con el mundo sin razón alguna. Marcellus seriamente estaba cuestionando si lo había criado bien, no creía haberlo descuidado de ninguna manera, siempre le dio su tiempo, su amor y su apoyo en todo sentido. El saber la verdad de sus padres biológicos había hecho estragos en su balance, aun hoy en día no entendía que era lo que pasaba por la mente de su hijo, Marcellus solo quería que fuera feliz.
 
"Tu bienestar es lo principal, Mina."
 
Y a veces para garantizar el bienestar, había que comprometer comodidad. 

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Wilhelmina Crawford el Mar Mayo 17, 2016 12:10 am

-¿Pepe está bien? Claro que está bien, apenas tiene como ochenta años. Sí, podría ser una opción…

Se quedó pensando en las posibilidades. Pepe era un gran elfo doméstico pero también sabía que haría lo que Mina quisiera bajo cualquier circunstancia, y si estaba dispuesta a luchar por su vida –por así decirlo- necesitaba una solución distinta. Otro elfo quizá, uno nuevo que ayudara a Pepe y que fuera solo propiedad de Winnie y Donnie, o quizá de Marcellus. Ahora que estaba más o menos lúcida no quería dejar la oportunidad de pensar por sí misma una vez más, de intentar retomar aquella mente rápida que resolvía problemas al instante.

-¿Recuerdas a Joe Crawford? Wardwell lo atacó en la manifestación del día del trabajo, estuvo mucho tiempo en el hospital, y luego en la cárcel, cuando salió de la cárcel volvió al hospital hasta que le curamos las heridas con los contrahechizos. ¿Sabes si aún vive en Estados Unidos?, ¿puedes investigarlo por mi?

No tenía ni idea de su paradero ni nada, pero sabía que Jesse lo había dejado como guardián de la herencia de sus hijos hasta que estos cumplieran 21 y medio, así que suponía que debía estar cerca. No la había nombrado a ella porque por aquellos tiempos, ambos pensaban que iban a morirse juntos.

Parecía como si hubiera cambiado de tema pero en realidad no era así en lo absoluto. Seguía pensando en todo ese asunto, y en que realmente lo único que no quería era ir a parar a casa de Marcellus y Adrien. No quería irrumpir en la dinámica familiar que sus hijos tuvieran con ellos, de la cuál sabía poco. Cuando Winnie y Donnie la visitaban no hablaban de eso realmente.

-Y cuando Winnie y Donnie vengan a visitarme a mi casa quiero que tú vengas con ellos. No quiero hacerles daño con alguna estupidez, no quiero que estén solos conmigo, no todavía al menos. Sigues siendo lo más importante que tienen. ¿Cómo están ahora?, ¿están nerviosos?, ¿están contentos? A veces tengo miedo de que me odien.

Y se lo tendría bien merecido.

-Dime lo que debo saber antes de que entren, lo que es importante, cómo debo tratarlos. No tengo idea, nunca los había visto en estas condiciones... 

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Mar Mayo 17, 2016 11:32 pm


"Pepe está bien," le confirmó sin mucho esfuerzo, era el Elfo en que estaba pensando, "Y enviaré a Gigi a que lo ayude, harán un buen equipo para ti, no la conoces, pero tiene mi absoluta confianza."
 
Además, Gigi era una elfa de la confianza de Marcellus, la conocía de la toda la vida. Era amable y cuidadosa, Marcellus necesitaba estar seguro que Mina estaría con la mejor compañía posible si quería vivir en su departamento por su cuenta, Mina necesitaba su espacio, pero Marcellus necesitaba saber que ella estaría bien.
 
"No se los detalles más recientes de su vida, pero está con vida y se recuperó de los efectos de la maldición con la cual fue atacado durante el desfile del día del trabajo."
 
Su tiempo en prisión fue corto, tras la revolución se hizo un esfuerzo por reducir las penalizaciones a los rebeldes involucrados, además el estado crítico de Joe Miller había sido uno de alta prioridad, el chico estaba casi muerto cuando fue arrestado.
 
"Lo buscaré."
 
Escuchó la petición y no le sorprendió realmente que quisiera que él estuviera presente, si haber sido él en su posición hubiera pedido lo mismo. No sólo era el conocer a sus hijos, sino entenderlos, lo cual podía llegar a ser difícil en una situación normal.
 
"Claro, estaré aquí," aseguró con una media sonrisa. "Ellos están a la expectativa, Donnie notablemente más ansioso que su hermana, quien solo quiere verte mejor, ambos quieren saber de ti de primera mano, no sólo por historias, quieren conocerte."
 
Y estaban nerviosos, Marcellus conocía a sus hijos como nadie, de hecho, como dijo Mina, él era el único que realmente los conocía como un libro abierto.  Winnie podía mostrarse indiferente, pero por dentro quería que su madre estuviera orgullosa de ella, que no fuera solo una historia en que los demás conocen, quería conocerla también.
 
Donnie… Donnie estaba esperando alguna revelación, Marcellus no creía que su hijo realmente supiera que era lo que estaba esperando.
 
"Y no te odian," le aseguró. "Donnie te dirá que no te conoce porque yo le mentí, ocultándole la verdad, probablemente te lo ha dicho antes y no lo recuerdas, ambos son muy unidos…" inhaló, sabiendo que era importante que Mina supiera que tanto, "Sienten lo que el otro siente, literalmente, son reflejos uno de otro… mitades de uno mismo."
 
Se sonrió, hablando detalles importantes de ambos, "Donnie es impulsivo, se confunde fácilmente en que quiere y sus acciones son reflejo de su propia inseguridad, ocultando las preguntas que quiere hacer pero no se atreve detrás de un comentario inapropiado y un insulto, su manera de lidiar con el mundo ha sido…agresiva."
 
Había días que Marcellus solo lo quería abrazar hasta que dejara de pretender que no le importaba nada, no quería verlo hacerse daño, iba por un camino que llegaría a eso tarde o temprano, algo que Marcellus no podía soportar.
 
"Winnie es una princesa," le comentó con una ligera risa, "En parte por mi culpa, los he consentido bastante a ambos," se encogió de hombros, "Se parece mucho a ti, sabe lo que quiere, o cree saber lo que quiere, es muy necia, como no tienes idea, je… quiere ser la mejor, no tiene que serlo para que esté orgullosa de ella, pero lo sigue haciendo cada día, un paso más y hacia la excelencia… no es ningún ángel, no puedo tener el descaro de decir eso, nuestros hijos son un dolor de cabeza, pero los amo."
 
La miró, saliendo del momento de tranquilidad que le daba hablar de Donnie y Winnie, "No los cambiaría por nada en este mundo."

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Wilhelmina Crawford el Miér Mayo 18, 2016 6:06 pm

-Está bien…

Fue lo único que dijo respecto a la inclusión de los elfos domésticos en su vida, uno que le era completamente fiel a ella, una que le era completamente fiel a Marcellus. Sonaba a buena opción, a mucha mejor opción que estar si quiera cerca de Adrien. No era que lo odiara –en parte, sí- pero tenía miedo de la dinámica, y tenía miedo también de sentir la maldita fuerza que los unía y que despertaba cuando estaba cerca de él, por todo lo que habían hecho antes para apoyar esa revolución y que ganaran. Se rehusaba.

Asintió con suavidad cuando le aseguró que buscaría a Joe. Ni siquiera estaba segura de que su apellido correcto fuera Crawford. Pero eso podía quedar en segundo plano por el momento mientras, pues ahora importaba lo de sus hijos. Qué extraño sonaba eso de que quisieran conocerla. La habían visto de forma esporádica desde los 13 años, pero en realidad nunca la habían “conocido” tal cuál. Seguramente ni podían relacionarla realmente con la chica que decían que había sido, ¿cómo podría una mujer tan triste haber sido así antes para luego terminar así?.

Le gustó escuchar que eran unidos, quizá a límites sorprendentes. Ella también había tenido una conexión particular con Werther aunque no hubieran sido gemelos, ni mucho menos, así que no le sorprendía que sus hijos, que si lo eran, lo tuvieran a esas escalas.

-Me suena conocido…

Aquél modo de afrontar el mundo que Donnie tenía sonaba heredado de los Crawford. La idea le provocó un escalofrío, las manos le temblaron ante la inevitable ansiedad que le provocaba pensar en Jesse con tanta intensidad y tanta nostalgia. No había olvidado ni un detalle de él, en lo absoluto. Y como todo Crawford, no le sorprendía que quisiera afrontar el mundo de esa manera. Ya se vería qué hacer, qué tanto podría involucrarse. Notó la expresión de Marcellus, la forma en que hablaba de Donnie, y cómo se le notaba en la mirada lo mucho que lo amaba aunque a todas luces no lo comprendiera.

Y por el otro lado estaba Winnie, que al parecer había tomado más de ella de lo que a ella misma le hubiera gustado, aunque como una princesa. La descripción también la hizo sonreír a medias, imaginando todo lo que no habían podido vivir al lado de ella: cuánto estudiaba, si ya se habría enamorado, de qué forma habría encontrado su estilo, tonterías que se había perdido por completo y que añoraba de alguna forma.

-Gracias, por todo lo que has hecho por ellos. No sabes lo que significa para mi. Quisiera no estar así, quisiera haberlos podido criar, quisiera muchas cosas, pero esto no me deja…no puedo…

Sintió un nudo en la garganta, iba a llorar, estaba segura. Apretó las sábanas blancas bajo sus manos, el borde del colchón, buscando no quebrarse. Sí podía, carajo, claro que podía. Ya se había perdido casi 19 años de ellos, no iba a perderse más.

-¿Les dices que entren, entonces? Entre más nos demoremos, más seguiré pensando que todo esto es muy mala idea…

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue Mayo 19, 2016 11:26 pm


Le sonrió sin humor, Marcellus había hecho la misma conexión que Mina hacía años. Donnie tenía esa actitud devil-may-care que alguna vez Jesse usó como espada contra el mundo entero. Donnie tuvo una etapa donde su hijo lo culpó por toda la frustración y odio general que sentía al mundo, Marcellus estaría mintiendo si dijera que no le había afectado, fue sin duda uno de los momentos más difíciles de su vida. Este había pasado finalmente, su relación con Donnie nunca volvería a ser la misma, no por falta de intentos, había cosas que simplemente no estaban en sus manos.
 
Se acercó a Mina, tomando sus manos y mirándola directo a los ojos, "No pudiste porque no te fue posible, no porque no querías hacerlo, pero ahora puedes conocerlos mejor."
 
Apretó sus manos una vez más antes de soltarla y dirigirse hacia la puerta, "Tienes mi apoyo, en todo."
 
Mina podía agradecerle todo lo que había hecho por Donnie y Winnie, no era necesario. Marcellus se sentía más que afortunado de tener a los gemelos en su vida, sus hijos. En un mundo ideal las circunstancias hubieran sido muy distintas, hace años Marcellus entendió que no había un mundo ideal, lo más cercano era lo que tú mismo hacías de este.
 
Salió de la habitación camino al pasillo y a la sala de espera donde estaban los gemelos. Tomó aire y finalmente se dirigió a ellos, lo más tranquilo que pudo.
 
"Su mamá está lista para verlos, ¿vamos?" les dijo haciendo un gesto al pasillo. "Sean pacientes por favor."
 
Mina tenía sus dudas, los gemelos tenían las suyas, pero al final de esa visita, todos saldrían de ese hospital juntos para empezar una nueva etapa de sus vidas, ese era el objetivo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Winnie Lovecraft el Sáb Mayo 21, 2016 9:58 pm

¿Cómo podía matar el tiempo en la sala de espera para no ponerse demasiado ansiosa? Comerse las uñas otra vez no era una opción, lo había dejado de hacer desde los 16 y no iba a volver a empezar en ese momento, era un hábito terrible.

No sabía qué pensar de todo lo que estaba pasando. Que su madre saliera del hospital luego de 19 años era increíble, algo que la llenaba de alegría, pero también de miedo, porque no sabía qué esperar. No podría decirse que su vida se vería alterada; era mayor de edad y las cosas ya no cambiaban para ella tan radicalmente como si hubiera sucedido a los 10 o a los 11. Pasaba el 80% del tiempo en la universidad, y a veces hasta más porque su carrera era muy demandante –sin contar las actividades extracurriculares y los cursos extra que tomaba- y estaba ya en la adultez, no era como si su dinámica familiar fuera a verse afectada. Y aún así, no sabía bien qué sentir, cómo debía reaccionar, cómo asimilar todo eso.

Había tomado la mano de Donnie entre las suyas todo el tiempo. Con el dedo pulgar le recorría el dorso, no precisamente con ternura, sino con un movimiento ansioso, rasguñándole ligeramente la piel en el proceso, casi como si quisiera abrirle un zurco, y quizá luego de casi 40 minutos de hacerlo, estuviera a punto de lograrlo. Se la había pasado contándole la historia de Judah Wildenstein hablándole muy bajito, pero con lujo de detalle, para ganar tiempo y distraerse.

-Al final me fui de ahí porque…pues no le iba a rogar ni nada, menos después de lo que me dijo de papá…o sea, a lo mejor fui una débil pero…¿crees que soy una idiota porque me pudo más el amor a Adrien que decirle alguna mentirilla como “no te preocupes Jude…yo también lo odio, follemos y venguémonos juntos de su maldad”? No sé Donnie, en verdad es que así no se puede…

Se quedó mirando hacia la pared blanca, preguntándose cuánto tiempo más iba a estar su padre ahí metido con su mamá, si acaso todo estaría bien, si nadie estaría echándose para atrás en eso. Fue entonces cuando por fin apareció él. Siempre le había gustado la forma en que su papá parecía mantener un semblante ultra sereno aunque las cosas no fueran precisamente las más tranquilas del mundo, como si tuviera mucho dominio de sí mismo.

-¿Entramos juntos? O de uno por uno…Donnie primero…

Se dio cuenta de que ahora estaba el triple de nerviosa. No era la primera vez que hablaría y vería a su mamá, pero sí la primera bajo esas nuevas circunstancias. En lo que a ella respectaba, era como volverla a conocer. Como no esperaba que entraran de uno por uno, se levantó todavía tomando a Donnie de la mano y esperó a que su hermano llevara la batuta de todo eso, como realmente la había llevado de todas sus vidas, y siguió a su padre por el pasillo.


____

RopitaHospital

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Donnie Lovecraft el Lun Mayo 23, 2016 3:04 pm

Estaba nervioso, cualquiera lo estaría. Estaba bastante seguro de que mi hermana sabía cuán nervioso me encontraba mientras temblaba por fuera tanto como yo lo hacía por dentro. Pero de alguna manera, siempre había tenido cierta habilidad para ocultar al mundo exterior lo que de verdad estaba sintiendo mientras quisiera que así pasara, incluso a nuestro propio padre. Y pese a que Winnie era la única capaz de leerme a la perfección, incluso con ella sentía la necesidad de aparentar fortaleza y temple, casi desinteresado, como si lo que estaba a punto de pasar no fuera más que un simple trámite por el que teníamos qué pasar.

-Meh, y yo que lo prefería a él antes que a cualquiera. No, cariño, hiciste lo correcto, la familia es primero. Descuida, ya encontraremos a otro hombre mayor que te quite lo virgen, uno que no se orine en los pantalones cada que mencionemos a cualquiera de nuestros tres papás – Había dejado que me tomara de la mano durante todo ese tiempo, sobando y rascando el dorso de mi mano como alguna especie de maniaca. La verdad es que Marcellus ya había pasado demasiado tiempo allá dentro y hasta pensé que quizás mi madre había sufrido algún tipo de ataque de histeria y se habían arrepentido de dejarla salir de ese maldito lugar y papá ahora se encontraba tratando de razonar con ellos. Cerré con todas mis fuerzas el puño que no tenía Winnie entre sus manos. Si eso era lo que estaba pasando, ya verían que de nosotros nadie se burlaba.

Un par de segundos de silencio bastaron para que al fin visualizáramos la silueta de papá que caminaba hacia nosotros. En ese momento, sentí como si mi pecho se comprimiera y de inmediato comencé a pensar en un plan alternativo para sacar a mi madre de este lugar si es que los loqueros se habían echado para atrás. Quizás noqueando solo al guardia del final del pasillo y secuestrando al doctor…

-Oh… supongo que no hará falta que incendiemos nada entonces- Le sonreí a Winnie, para luego jalarle débilmente un mechón de cabello por ser tan tonta e insinuar que íbamos a turnarnos para entrar a la habitación. La tomé de nuevo de la mano y simplemente miré significativamente a Marcellus, un segundo antes de caminar por el pasillo y entrar de una buena vez a la habitación. A pesar de haberla visto ya un montón de veces en los últimos años, sentía como si esa fuera la primera vez que iba a estar frente a frente con ella… cara a cara de verdad.

Fui yo quien tomó el pomo y giró hasta empujar y entrar en aquella habitación exageradamente blanca, con aquellas herramientas plastificadas que me hacían sentir como si estuviéramos visitando a Magneto. Toqué mis bolsillos solo para recordar que estaban completamente vacíos (varitas, mechero, bolígrafo, todos nuestros objetos se habían quedado en el guardarropa, como siempre) y al fin levanté la mirada para verla.

Aun en sus condiciones y luego de estar encerrada durante casi veinte años, mamá seguía siendo una mujer extraordinariamente guapa, más allá de lo que yo mismo había visto fuera de esta habitación. Me hubiese resultado jodidamente comprensible que papá Crawford hubiere montado toda una maldita revolución solamente para complacer a este pedazo de mujer.

-¡Marty! Tienes que venir conmigo… ¡de regreso al futuro!- Me sentí como un perfecto imbécil en el mismo instante en el que aquella broma saltó cual salmón de entre mis labios. Suponía que al menos mamá habría visto las suficientes películas no-maj como para entender de qué demonios estaba hablando.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Miér Mayo 25, 2016 1:11 am


Alcanzó a escuchar los últimos murmullos entre sus hijos acerca de opciones y hombres, entrecerró los ojos mirándolos a ambos con sospecha, pero como no era el lugar ni el momento se guardó el comentario al respecto.
 
"No, el edificio puede permanecer intacto," le respondió a su hijo son una media sonrisa, indicando la dirección que debían de tomar.
 
Marcellus los acompañó no sólo porque quería estar presente para el momento sino también por la petición que anteriormente Mina le había hecho sobre las visitas y convivencia entre ella y los gemelos.
 
Por un momento hubo un silencio que no se sintió incomodo, observó la reacción de ambos, la manera en que observaban a su madre con atención. Donnie tenía estrellas en la mirada, el momento le enterneció incluso, tras verlo sumirse en su propia fachada y esa actitud que usaba como escudo, de vez en cuando era un alivio ver que seguía siendo el niño que crio todo este tiempo.
 
Y luego el encanto se rompió y su hijo una vez más demostró porqué la paciencia de Marcellus está severamente comprometida.
 
Suspiró llevándose dos dedos al tabique de la nariz, cerrando los ojos en un esfuerzo por mantener el dolor de cabeza lejos. Al final no pudo hacer nada más que reírse en voz baja, su mirada directo a Mina al momento de bajar la mano.
 
"Donnie…" no era una reprimenda, sino la expresión y el tono que Marcellus usaba con su hijo cuando sabía que había hecho algo bastante ridículo pero inofensivo. No podía enojarse con él por actuar de aquella manera, donde los nervios habían podido más que su razonamiento.
 
Marcellus negó con la cabeza un par de veces, antes de acercarse y abrazar a su hijo para decirle algo en voz baja, "Tranquilo."
 
Se movió mirando a Winnie esta vez, asintiendo con la cabeza y luego su atención fue hacia Mina, esta vez su sonrisa no era forzada en lo absoluto.
 
"Si, esto es normal."

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Wilhelmina Crawford el Sáb Mayo 28, 2016 8:18 pm

Los minutos que pasó en la habitación esperando le fueron eternos, y por un segundo incluso pensó que todo había sido una alucinación, que no irían por ella, que aquella había sido una visita rutinaria que su cabeza había decidido modificar por completo, a veces le pasaba. Miró la maleta, que no había tenido en su habitación antes, y la usó como ancla para no empezar a pensar tonterías. Se mordisqueó el labio inferior, un hábito que no había dejado en todos esos años, y miró hacia la puerta con una ansiedad inigualable, hasta que fue Donnie quien la abrió de nuevo.

Lo miró como si fuera la primera vez que lo veía, y de alguna forma era así realmente. Los había conocido desde que ellos tenían 13, si mal no recordaba, pero su cabeza nunca los había registrado realmente, con todo lo que implicaba, por más que hubieran intentado entablar conversaciones, o establecer vínculos. Su mirada pasó luego a Winnie y sintió un sobrecogimiento indescriptible. Tanto tiempo desperdiciado, tanto que se había perdido.

Regresó a Donnie cuando habló por fin y soltó aquella broma que, a pesar de todo, no la hizo reír, como si en todos esos años hubiera perdido por completo el sentido del humor, y no era para menos. Llevaba 21 años sin reírse de absolutamente nada. Se sintió mal porque temió que esa reacción lo desanimara, y acudió a Marcellus con la mirada para pedir ayuda.

Lo siguió con la mirada y de nuevo sintió que el corazón se le encogía al verlo abrazar a Donnie, saber que a ella le hubiera costado la vida siquiera ese gesto tan significativo, y sentir celos y tranquilidad a la vez. Celos porque los había perdido, porque eran más de Marcellus que de ella, y tranquilidad por básicamente lo mismo.

-Eres todo un Schweinsteiger.

Le dijo a Donnie porque era cierto. Winnie tenía unos rasgos suaves, demasiado femeninos, casi dulces, como si de alguna forma en verdad fuera hija de Marcellus aunque el parecido físico con Jesse fuera innegable. Pero Donnie tenía todas las características de los Schweinsteiger, todos esos rasgos que los hacían tan ellos. Era el mejor halago que podía darle en esas circunstancias.

-¿En algún momento nos vamos a ir de aquí?.

No se podía visualizar a ella misma siendo por fin la madre que debería ser, llevándolos a comer, contándoles anécdotas (¿de qué?, ¿del manicomio?) o preguntándoles sus vidas, pero suponía que era cosa de acostumbrarse, que en verdad podría darles al menos un poco de cosas buenas. Hubiera querido sonreírles, decirles que estaba contenta de verlos, que les esperaban grandes cosas, que tenía mucho que contarles, pero todo estaba como atorado en su garganta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Donnie Lovecraft el Miér Jun 01, 2016 12:31 pm

No tenía ni idea del por qué me había puesto tan nervioso de la nada, si había estado mucho más estoico hace unos minutos y esa definitivamente no era la primera vez que visitábamos a nuestra madre en aquel lugar. Nunca me había sentido tan pequeño, es decir, a mis putos veintiún años, me sentía como un chiquillo de doce que trataba de ocultar sus expresiones naturales llamando la atención y soltando idioteces random, peor aún, cuando a mi madre parecía no haberle hecho la menor de las gracias. Traté de ponerme serio, carraspeé y me pasé una mano por el cabello justo antes de que mi padre se acercara y me rodeara con los brazos, lo cual, por muy jodidamente enternecedor que pudiera ser, no podía interpretarlo de otra forma que no fuera un “nos estás avergonzando, idiota”.

-Bueno ma’, me falta un poco de masa muscular, pero definitivamente tengo bastante de Schweinsteiger, y de Lovecraft… y de Crawford, ya sabes. Hey, Winnie y yo pensamos que sería divertido si fuéramos los cuatro a Disneyland, o a donde tú prefieras- En realidad lo había pensado yo solo, pero de alguna forma acababa de usar a mi hermana como escudo de protección. Dentro de mi imaginario de estupidez, una persona que había estado encerrada durante veinte años probablemente moría de ganas por visitar todos aquellos lugares que se le habían negado durante tanto tiempo. Claro, no había contemplado que a mi madre la habían encerrado por tratar de suicidarse N cantidad de veces, ni que muy probablemente seguía en ese estado de profunda depresión en la que tenía ganas de cualquier cosa, menos de vivir, ni mucho menos de salir. Alguien estudiado y supuestamente listo como yo debería de haber pensado en eso con anticipación; alguien con medio cerebro habría pensado también en ello y en decir cualquier otra puta cosa que no fuera eso. Alguien… cualquiera, menos Donald Lovecraft.

¿O sabes qué?¿Por qué no mejor tomamos tus cosas, te hacemos caso y nos largamos de aquí para empezar? ¿A que eso suena mejor? ¿Ah?-

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Despertar

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.