Últimos temas
» Intercambios
Jue Oct 12, 2017 9:17 pm por Charlie Blue

» Animagos o cambiapieles
Jue Oct 12, 2017 9:04 pm por Porpentina Schweinsteiger

» Sultans of Swing (Tammy)
Miér Oct 11, 2017 10:02 pm por Tammy Wildenstein

» Shape of you
Miér Oct 11, 2017 9:41 pm por Winnie Lovecraft

» Chris, para los amigos (RELACIONES CHRISTOPHER WEAVER)
Miér Oct 11, 2017 8:14 pm por Christopher Weaver

» Petición de Rol
Miér Oct 11, 2017 4:14 pm por Charlie Blue

» Fine, fine, fineee, I said FINE!
Mar Oct 10, 2017 10:03 pm por Tammy Wildenstein

» Tina's Cellphone
Mar Oct 10, 2017 12:33 pm por Freddie Bolton

» Como un hongo [libre]
Mar Oct 10, 2017 12:29 pm por Freddie Bolton

» Wicked games
Mar Oct 10, 2017 11:50 am por Judah Wildenstein

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

A. Jane Dawson

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A. Jane Dawson

Mensaje por A. Jane Dawson el Jue Sep 29, 2016 9:22 pm

Abigail Jane Dawson


Not the kind that give up so easily
Abigail Jane Dawson Hudson

23

Norteamericana

Asistente Administrativa del Orfanato Marguerite Austen

Dianna Agron
personalidad

Hay dos Janes que uno puede llegar a conocer: antes del nacimiento de Matthew y después del nacimiento de Matthew. No es que dejara atrás su personalidad del pasado, pero a estas alturas de la vida amigos no tiene muchos y las decisiones que tuvo que pasar para llegar a ese momento crearon una coraza a su alrededor para cualquiera que intentara entrar en su vida.
Si se trata de personas que conoce desde hace tiempo puede mostrarse como solía ser cuando era una adolescente: relajada, graciosa, con una chispa que podía atraer a cualquiera por el encanto natural que posee en la comunicación con las personas. Siempre intenta ver lo mejor en las personas y se pone al servicio de los demás en todo momento, una de las cosas que la llevo a querer participar de distintas obras sociales en su viaje por Europa y África. Tiene un fuerte sentido del deber por la comunidad y una preocupación real por los demás, no le importa cómo o cuanto puede costar algo si sabe que esto ayudara a otros, probablemente uno de los rasgos que sigue destacando de ella hasta el día de hoy.
Se esfuerza, incluso cuando puede que no tenga la suficiente energía logra hacer lo que este en sus manos por la comodidad de su hijo, que es definitivamente lo más importante y lo único que le pone los pies en la tierra.
Pero  pesar de que en algún momento pudo ser sociable, alegre, radiante y llena de ganas por conocer a los demás y dejar que la vida llenara su mundo de personas importantes ahora es todo lo contrario. Desde que escapo comenzó a aislarse para pasar desapercibida a tal punto que probablemente la primera impresión de la chica que te puedas llevar si le hablas es lo borde y fría que es. No le gusta serlo, pero es su mecanismo para alejar a las personas y que no lleguen a intentar conocerla porque si la descubrieran, con las nuevas leyes que alejarían para siempre a los no-maj de aquel mundo perdería a su hijo para siempre.
El miedo a esto la ha puesto en una situación de tanta tensión que incluso a veces puede llegar a ser muy paranoica. Su mente siempre está alerta, cuando alguien se le queda mirando durante demasiado tiempo de inmediato le entra el pánico a ser tachada como una rastreadora justo como su familia (incluso cuando desde siempre sus principios fueron muy distintos a los de su padre y jamás a creído en la destrucción de las personas con magia, todavía menos ahora que su propio hijo es un mago.
No tiene tiempo para pensar en más cosas. ¿Amor por ejemplo? Ni si quiera puede imaginarse pasando el rato con alguien incluso como algo casual aunque no es descartable, primero tendrían que pasar por las diez capaz de frio que hacen que repela a todo quien se acerca demasiado.  

Historia

Su familia tiene una historia y la verdad a la chica nunca le gustó mucho el tema pues cuando era pequeña pensaba que la magia, brujas, criaturas mágicas y todo aquel cuento era solo eso: cuentos. Pero la familia Dawson nunca andaba con bromas ni nada por el estilo, los Dawson habían sido, desde hacía ya varias décadas a quienes se les llamaba rastreadores. Pasaban de generación a generación los conocimientos que tenían de los brujos, de aquellos estúpidos aquelarres como les decían y cada chico nacido bajo ese apellido tenía que seguir la tradición de la familia y unirse a aquel grupo destinado a borrar a esa raza de seres de la tierra.

Abigail  nació probablemente en la rama de la familia que más a pecho tenía los prejuicios contra los seres mágicos de todas. Su padre, Henri Dawson era, a diferencia de sus hermanos quien se había pasado la vida entera deseando pertenecer a los rastreadores. Era paranoico, impulsivo y metódico, nunca fue de la clase de padre que estaba del todo presente para sus hijos pero si podía decir algo la devoción hacia su esposa era tal que nunca le había faltado nada a la familia y a Catherine Hudson – su esposa – le había sido fiel desde que la conoció en la universidad, la había amado con pasión desde el primero momento en que la vio y le juro que la haría feliz por el resto de su vida. El amor del escritor Henri  y la doctor Catherine hudson es probablemente, una de las únicas cosas de las cuales se sentiría orgullosa una chica como Abigail, sin embargo su padre nunca tuvo el mismo amor por ella y sus hermanos, su madre a pesar de ser cariñosa y tener un amor infinito por ellos no era demasiado suspicaz o intuitiva, así que tardo años en averiguar qué era lo que Henri hacia a escondidas del hogar y una vez lo descubrió, pensó que su esposo estaba loco de la cabeza, tomándolo como un chiste simplemente prefirió ignorarle para dejarlo vivir sus locas fantasías de escritor y Henri por su parte, acepto hacer reír a su esposa de tal manera aunque nada de lo que le contara fuera en verdad un chiste.

La chica fue a un colegio privado al igual que sus hermanos menores, siempre fue de la clase de chicas que prefería tener una mente y alma libre por lo que las reglas de aquel colegio tan conservador la volvían loca. La mayoría de las chicas cuando cumplían los quince años recibían una tarjeta, una fiesta o su primer beso, pero tras toda una niñez rodeada de cuentos sobre como la magia era mala y los hombres siempre salían perdiendo tras enfrentarse a la brujería ella recibió el conocimiento de todo aquello que una vez pensó que eran cuentos vuelto realidad por manos de su padre. Le confeso la verdad de todas sus ausencias en la casa, al igual que la esperanza de que ella algún día también fuera como él. Abigail se horrorizo de todo, de sus planes y el descaro de hablar de las personas como gente que merecía ser atacada o morir. Tenía que admitir que nunca tuvo miedo de las cosas que le contaba sobre los brujos cuando era más joven, incluso lo encontraba fascinante pero se calló la boca pensando en las consecuencias que esto podría traer y sin quejarse – porque no podía imaginarse de que sería capaz su padre y las demás personas que formaban este movimiento le harían – comenzó a participar de ello.

Pero después de 3 años de esto se hartó de todo y por fin decisión que ya era tiempo de dejar de mentirse a sí misma y a su familia. Sus hermanos entraron también, más satisfechos de lo que ella nunca estuvo pero cuando termino sus estudios y fue momento de escoger una universidad suplico a sus padres que le dieran un año sabático para viajar a otro continente.  A su madre le aseguro que era para trabajar en caridad en el cuerpo de paz, a su padre que investigaría sobre la forma de derrocar a los brujos en Europa, de donde habían llegado muchos inmigrantes, ambas con un poco de mentira pero que de todos modos se tragaron.

Abigail era la hija buena, ¿Por qué iba a mentirles?.

Partió sola hasta Europa y recorrió tanto Asia como África trabajando para las personas con menos suerte que ella y definitivamente: olvidando todo lo que respectara a la magia y tonterías. En uno de sus voluntariados conoció a un chico guapo con acento Ingles que fue su compañero en los meses que le quedaban de descanso antes de volver a enfrentar la realidad, hubo algo de química debido al misterio que le producía el chico, tenía un aura diferente, un toque distinto. Podría decir que se enamoró de él pero no estaba segura de eso, si bien se la pasaron excelente nunca les vio un futuro.

Hasta que de vuelta en casa esperando a empezar sus estudios un día le entraron las náuseas y se percató de que su periodo se había retrasado una semana. El estrés no la había dejado darse cuenta de esos detalles hasta que fue un poco tarde. Cuando pasaron los 10 minutos tomo el test de embarazo y observo el resultado positivo sin respirar. Rompió a llorar y desde eso su vida comenzó a cambiar.

La forma en la que sus padres se tomaron el embarazo con tan solo 19 años fue en verdad una sorpresa para la chica, estaban tan poco enfadados con ella que incluso parecía que la idea los emocionaba más allá de la descepción que sentían por que hubiera arrojado toda su vida por la borda incluso cuando ella misma no podía creer su situación y deseaba con todas sus fuerzas que nada de eso le hubiera pasado. Pero cuando Matthew nació... simplemente lo supo, desde entonces se dio cuenta de que nunca había amado de verdad a alguien en su vida, que no iba a tener ojos para nadie más que él en el mundo y que haría lo que fuera por protegerlo incluso si eso la llevaba a cometer riesgos más allá de lo que ella se creía capaz.

Cuando Matthew estaba cerca de los tres años fue cuando empezó a notar que algo extraño sucedía. La primera vez que lo vio hacer magia fue cuando estaban juntos en el jardín y paso sus pequeñas manos por las flores, estas de inmediato salieron disparadas al cielo y comenzaron a caer en forma de pequeños remolinos, luego fue el cambio de color en sus juguetes cuando se reía. No necesitaba más pruebas para saber que su hijo tenía magia y que si su familia se enterase no iban a pensarlo dos veces antes de eliminar todo rastro de lo que para ellos eran sus enemigos naturales incluso cuando fuera parte de su propia familia.

Esto la llevo a escapar con el pequeño Matt cuando solo tenía 22 años, buscando alejarse de los rastreadores y intentando buscar refugío para estar seguros, para proteger a su hijo y así fue como llego a St. bassett-knapp Valley, buscando un trabajo nocturno en los bares y restraurantes de food court mientras dejaba a Matthew en el Orfanato por largos periodos de tiempo gracias a la Administradora general de la institución quien no iba a permitir que un pequeño mago como él estuviera en peligro, ni tampoco la chica al tomar tantos riesgos como para buscar refugio en aquel lugar, aunque cabe mencionar que la forma en la que la recibieron en un principio no fue buena y estuvo llena de recelo (debido a su apellido bien reconocido por los magos en los rastreadores).

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.