Últimos temas
» Chit Chat?
Jue Dic 14, 2017 5:36 pm por Porpentina Schweinsteiger

» Té con piquete
Jue Dic 14, 2017 12:13 pm por Deidre Mayfair

» La ciudad y los perros [Flashback]
Jue Dic 14, 2017 2:30 am por Luca Pazzoli

» REHENES [Trama para Luca Pazzoli]
Jue Dic 14, 2017 2:20 am por Luca Pazzoli

» Of sins and shadows
Jue Dic 14, 2017 2:05 am por Luca Pazzoli

» Riot [Libre para todos]
Jue Dic 14, 2017 1:41 am por Muddy Chapman

» Conversación en tres pasos (Radella)
Jue Dic 14, 2017 1:33 am por Muddy Chapman

» Hold my Liquor [Charlie, JJ y Mike]
Miér Dic 13, 2017 9:08 pm por Freddie Bolton

» Should I Stay Or Should I Go? - Freddie-
Miér Dic 13, 2017 2:01 pm por Porpentina Schweinsteiger

» British Council [RIDLEY]
Miér Dic 13, 2017 1:32 pm por Freddie Bolton

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

Dios odia a los pelirrojos

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dios odia a los pelirrojos

Mensaje por Donnie Lovecraft el Mar Mar 21, 2017 10:47 pm

Nada de lo que hicieramos era capaz de detenerlos. No podíamos derribarlos, ni desarmarlos; no podíamos correr o aparecernos en cualquier otro lugar. Lo único que podíamos hacer era simplemente hacerles frente, fuera como fuera, eso y esperar un milagro que nos hiciera capaces de salvar la vida de nuestro padre.

Luego de que Winnie hiciera volar por los aires a Aterberry, la barrera de fuego logró que tuvieramos un pequeño respiro, apenas uno muy breve que sin embargo me hizo recuperar una fe inútil en algo que no podía ser. Giré los ojos para mirar a Adrien, esperando encontrar su liderazgo, esperando que tuviera algo en mente para salir de aquí, pero en lugar de eso me encontré con una imagen que me quedaría en la cabeza para toda la puta vida. La sangre, sus ojos llenos de dolor, su cuerpo siendo presa de fuerzas invisibles, la carne expuesta sin piel... pero sobre todo, ese olor indescriptible provocado por aquel fuego que lo estaba consumiendo por dentro.

-¿Papá?...- Todo mi cuerpo temblaba de horror. La pesadilla que tenía frente a mis ojos era lo más horrible a lo que me podría haber enfrentado jamás. Esos bastardos lo estaban matando lentamente, se estaban llevando a mi padre y ni siquiera era capaz de hacer algo al respecto. Nada de eso parecía ser real, toda esa sangre, ese humo, esa horrible sensación en el aire. No era la primera vez que sentía esa puta oscuridad brotando de la misma nada, pero no importaba si lo hubiera sentido otras cien veces en el pasado; nada podía compararse con el dolor de verlo morir sin remedio.

Pero si no podía salvarlo, entonces tal vez era capaz de hacer que recordaran nuestros nombres para siempre.

-¡SE VAN A MORIR HIJOS DE PUTA!, ¡TODOS USTEDES SE VAN A MORIR!. ¡BOMBARDA MÁXIMA!- Apunté mi varita directo hacia Alston Wardwell, esperando ser capaz de conjurar, esperando poder destrozarle el cuerpo y, con un poco de suerte, alcanzar a alguno más.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Dios odia a los pelirrojos

Mensaje por Odelia Baker el Miér Mar 22, 2017 10:01 pm

Ella seguía enfocada en lo que quería hacer, causarle ese daño a Morgan, no por que pretendiera matarlo con él si no simplemente para evitar que conjurara nuevamente hacia ellos. No le había puesto atención a los chicos y ese fue tal vez su error principal, por que inmediatamente después escuchó a Ayumi caer por el vidrio hacia la primer planta, victima de un bien conjurado hechizo y después el fuego rodeando a los mellizos y a Morgan, haciéndola perder la concentración, aun que sabía que no era necesario que hicieran nada más.

Vamonos, no hay nada más que hacer aquí, ya tendremos tiempo para ellos .- O sea para los pelirrojos, para los hijos de Wilhelmina que al parecer contaban con características muy especiales que en efecto había que investigar.  Ella no conjuró nada más, aun y cuando Morgan intentó lanzarle ese avada kedavra, el hechizo de un cobarde; solo lo vio con desdén y luego tomó del hombro a Alstor.

Vamonos, ahora...   - Entonces escuchó el bombarda máxima y en respuesta lo que hizo fue lanzarse por el hueco que Ayumi había hecho al caer, una vez que estuviera fuera de la casa podía aparecerse en otro lugar junto con su compañera caída.

Volver arriba Ir abajo

Re: Dios odia a los pelirrojos

Mensaje por Winnie Lovecraft el Miér Mar 22, 2017 10:44 pm

La visión era la más horrible que había podido presenciar en su vida y estaba segura de que nunca vería algo igual, que jamás podría recuperarse de eso y que no habría nada en el mundo que se comparara. Y el dolor era indescriptible. Escucharlo gritar de esa manera, verlo sufrir así, era algo que le costaba soportar. Se quedó inmóvil durante un segundo aunque a ella le pareció una eternidad de estar petrificada mientras todo lo demás ocurría como en un eco, como en cámara lenta.

Siempre había buscado la aprobación de Adrien, no en un mal sentido, sino porque lo quería y lo admiraba. Y siempre siempre había sido su ejemplo a seguir, su padre, todo. Intentó evitar las arcadas y solo se acercó a él, como si no le importara si su hechizo había sido conjurado correctamente, o si las maldiciones seguían volando hacia ella.

-No, dime qué hacer, solo dime qué hacer…

Le dijo torpemente, como si esperara de pronto que los contrahechizos aparecieran frente a sus ojos y ella pudiera llevarlos a cabo. Se odió por no poder hacer nada, por ver toda su carrera derrumbarse ante sus ojos ante la imposibilidad de hacer algo por una de las personas que más quería en el mundo. No iba a dejarlo, no podía. Sabía que quizá lo sensato era huir pero no quería dejarlo.

La voz de Donnie la hizo volver en sí. El riesgo al que su hermano se exponía la hizo despertar un poco de todo eso. Si había una sola cosa en el mundo que podía alejarla de volverse loca en ese mismo instante era su gemelo. Su instinto, de nuevo, fue protegerlo antes de intentar alcanzarlo para alejarlo de cualquier potencial peligro, incluso de lo peligrosamente que se acercaba a sus propias llamas, como si quisiera alcanzar a los prófugos.

Protego máxima

El olor a la carne quemada la asfixiaba, la desconcentraba y la hacía sentir fuera de control. No quería ni siquiera voltear de nuevo a donde estaba Adrien, el miedo que sentía era desgarrador.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Dios odia a los pelirrojos

Mensaje por Alston Wardwell el Dom Mar 26, 2017 8:13 pm

El fuego, la sangre, la adrenalina corriendo por mis venas, los gritos y las maldiciones en el aire. Cada segundo era como en los viejos tiempos, como aquellos que había rememorado en mi cabeza mientras permanecía encerrado en aquella caja, noche tras noche. Y ahora por fin estaba aquí, dejando en libertad a las bestias que habían dormido en mi interior durante tantos años, lanzando aquella vieja maldición que me hizo sentir como un hombre nuevo, como ese alguien que había dejado de existir y que, repentinamente, salía del fango para contemplar la cosa más brillante que jamás habría podido ver.

Grité de pura emoción, mientras una carcajada gutural se escapaba de mi boca y mis ojos se abrían cuanto era posible ante las llamas que bailaban frente a nosotros. Adrien Morgan estaba recibiendo nuestro cariño más sincero, consumiéndose poco a poco por dentro y por fuera, pagando el precio de habernos dado la espalda hace ya tanto tiempo mientras sus pequeños gemelos lo presenciaban desde primera fila. Simplemente no podía creerlo, era tan hermoso que tuve miedo de que todo esto no fuera más que la alucinación de otra pesada noche dentro de mi celda, que nada de esto estuviera pasando de verdad. Pero estaba aquí y era real.

Escuché los gritos del pequeño bastardo, lleno de toda esa ira y desesperación que me supo a gloria eterna. El chico levantó la varita y, como respuesta, extendí los brazos hacia él, con la sonrisa más amplia del mundo recibiendo todo lo que estaba dispuesto a dar. Sentí la mano de Odelia en el hombro y la deseché con desdén. No, nadie iba a echarme a perder el momento.

-OH DONALD VEN AQUÍ, VEN Y DALE UN ABRAZO AL TÍO ALSTON- Me reí de nuevo. Necesitaba sentirlo, de verdad necesitaba ser parte del fuego, del dolor de aquel infeliz pelirrojo que ni siquiera estaba consciente de que su pequeño mundo estaba a punto de venirse abajo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Dios odia a los pelirrojos

Mensaje por Rectoría el Dom Mar 26, 2017 11:33 pm

Con sus últimas fuerzas, Adrien Morgan intenta conjurar la maldición asesina definitiva, pero eso requiere más de lo que tiene y de su varita no logra salir el conjuro. En su lugar, el fuego interno se vuelve más violento y en poco tiempo, Adrien queda consumido. La piel y el músculo comienzan a caer, calcinados, no sobrevive casi nada.

Winnie Lovecraft logra proteger a su hermano de cualquier ataque, pero los Venerables jóvenes ya no están interesados en eso por el momento. Alston incluso espera el golpe de Donnie pero el bombarda no logra ser conjurado si quiera, quizá por el tremendo shock del momento. Odelia desaparece junto con el cuerpo inconsciente de Ayumi y Alexander se encarga de controlar la demencia de Alston adelantándose para desaparecerse con él.

Al final, los gemelos se quedan solo con un montón de cenizas, carne y huesos a medio calcinar, con el fuego del incendio de Donnie aún ardiendo, y nada más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Dios odia a los pelirrojos

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.