Últimos temas
» Ser adulto es horrible
Sáb Jul 22, 2017 12:50 pm por Phil Rosenbarg-Lovecraft

» lasvegasmafiawars. {Normal}
Dom Jul 16, 2017 7:19 am por Invitado

» Castle on the hill
Jue Jul 13, 2017 3:48 pm por Judah Wildenstein

» Picnic
Jue Jul 13, 2017 2:06 pm por Tammy Wildenstein

» BAILE DEL 4 DE JULIO
Jue Jul 13, 2017 1:23 pm por Tammy Wildenstein

» In Alpha we trust [Freddie]
Miér Jul 12, 2017 1:02 pm por Freddie Bolton

» Foundation
Mar Jul 11, 2017 5:08 pm por Winnie Lovecraft

» Restless [Bastian]
Mar Jul 11, 2017 3:42 pm por Luca Pazzoli

» Petición de rol
Mar Jul 11, 2017 2:05 pm por Porpentina Schweinsteiger

» The ugly true
Mar Jul 11, 2017 2:00 pm por Porpentina Schweinsteiger

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

Área de especialidad

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Lun Mayo 09, 2016 11:22 pm

Decir que no se pasaba por el aula del club de duelo desde que Bastian fue nombrado encargado sería mentir. Ella seguia dueleando, era una buena práctica y la disciplina necesaria era algo que disfrutaba en verdad, así como el reto. Y no era como si tuviera motivos concretos para evitarlo o hacerle la que su presencia lo lastimaba porque así no eran las cosas. O mejor dicho, no era así como quería que fueran. No era tan descabellado, ¿verdad?

Cómo fuera medido tiempos y decidió que la mejor hora para ir a buscarlo sería temprano, antes de que iniciara la jornada en el Club de duelos. Buscaba evitar habladurías innecesarias de la clase que surgirían si comenzaba a correr el rumor por ahí de que el nuevo Encargado estaba viéndose con alumnas en el despacho tras cerrar el club. Lo último que quería era complicarle las cosas. De igual forma no podría negarlo, se sentía nerviosa. Muchísimo. Esperaba no ser tan obvia.

Tocó a la puerta del despacho y esperó hasta que le respondiera. Entonces abrió la puerta y esbozó una pequeña sonrisa sutil y amigable (esas que iban de oreja a oreja no eran realmente algo de diario con ella). - Hola. ¿No te interrumpo nada? - Preguntó amable. Tampoco esperaba llegar y acaparar su tiempo así como así.  

- Necesito un poco de ayuda... mejor dicho asesoría. Pero si vengo en mal momento puedo regresar después. - Se apresuró a aclarar. Era importante, sí, pero no urgente ni crítico.

No estaba nerviosa, se repitió al darse cuenta que estaba mordiéndose los labios y buscó controlar ese reflejo involuntario. No, no estaba nerviosa. Y si se seguía insistiendo a sí misma en ello igual y se lo terminaba hasta creyendo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Mayo 10, 2016 12:55 am

Bastian no sabía muy bien por qué le habían dado esa especie de oficina, no tenía idea de para qué utilizarla excepto cuando fuera temporada del torneo y hubiera papeleo, pero mientras tanto, se estresaba de pensar que tenía que cumplir ciertas horas laborales y que no todo era cuestión de simplemente llegar a horas de los duelos y supervisar. Aquello era mucho más: era asesorar, aconsejar, enseñar, castigar. Él, que nunca había sido realmente un as de las relaciones, ahora tenía que aprender a relacionarse con la gente de una manera nueva, como si no fuera suficiente con seguir aprendiendo las cosas más básicas.

Cuando tocaron la puerta alzó la vista de un libro que estaba leyendo –que no tenía nada que ver con duelos- y se levantó para abrirla aunque hubiera podido usar la varita. Había sido un impulso afortunado, porque se encontró cara a cara con Valeria, más cerca de lo que últimamente habían estado.

-Hola, claro que no, pasa…

Abrió bien la puerta y la dejó pasar. No había sonrisas ni gestos cálidos de su parte, pero así había sido siempre y no era algo que pudiera cambiar a esas alturas, se vería ridículo, o más bien, se sentiría ridículo. La quería, pero las cosas habían sido demasiado complicadas y aunque agradecía que no le hubiera retirado el habla en definitiva por las cosas que habían pasado, o que no le contara a toda la universidad lo que había vivido con él, también estaba seguro de que eso estaba condenado a no prosperar, y que se tenía que hacer a la idea.

-No es mal momento, en lo absoluto. Siéntate.

La verdad se sentía raro haciendo eso, hablando todo ceremonioso y ofreciéndole asiento en su “despacho”, era la interacción más inorgánica que habían tenido y sin embargo, la agradecía.

-Es ridículo todo, ¿verdad? Que tenga que comportarme como profesor. Y encima contigo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Mar Mayo 10, 2016 11:57 am

Quizá tratándose de otra persona la poca expresividad con la que le daba la bienvenida la habría hecho decaer un poco pero no era así con Bastian. Simplemente no era algo propio de él, eso lo sabía. Aun así sintió un tirón en la boca del estómago al tenerlo así de cerca uno que decidió ignorar porque, como había decidido, no era su intención complicar la circunstancias entre ellos, no más de lo que ya estaban.

Le alegró que tuviera tiempo para recibirla, eso consiguió relajarla. Había estado en esa oficina anteriormente esta sería la primera vez desde que él estaba a cargo. Se sentó en una de las sillas frente a la mesa y dejó su mochila sobre la que tenía contigua. Se preguntaba si acaso sería la única en sentirse extraña conduciéndose de manera tan impersonal y distante. Lo que era irónico, es decir, ella ya era una persona bastante desapegada, pero todo se sentía distinto si él estaba involucrado. Era extraño.

Cuando lo escuchó decir justo lo que ella estaba pensando se rio por lo bajo y dejó de contener el aliento, soltando al fin los hombros un poco. Se hizo el cabello hacia atrás con una mano y agachando un poco la mirada se encogió suavemente de hombros. – Viene con el título. – El de ex pareja y el de miembro del cuerpo docente. Las dinámicas estaban obligadas a cambiar ahora. - Título por el que por cierto creo que no te he felicitado  oficialmente. Perdón. Lo mereces. – Con el nivel académico que la Universidad sostenía, incluso el perfil de las posiciones de entrada era sumamente exigente.

- Igual me alegra que lo digas. – Porque sí, era un poco ridículo. Es que no iba ni siquiera a tratar de convencerse de lo contrario: lo quería. Y ese era el problema, que no encontraba aun la manera de reconciliar el quererle como lo hacía con el peso de sus familias y esa aura tan tétrica que lo rodeaba. Le hubiera gustado poder entenderlo mejor y quizá entonces habría sido distinto, pero después de las cosas que había vivido y presenciado a su lado no podía culparlo por reprimirse y alejarse.

Lo culpaba, por ejemplo, por tratarla horrible cuando no creía haber hecho nada para merecerlo. Y cómo odiaba que actuara como si estuviera loca o alucinando, haciéndose el que no tenía idea de que hablaba después de haber peleado la noche anterior. Era agotador, el que la persona con quien más segura se sentía fuera la misma que la perturbarse así. Separarse había sido lo que necesitaban, probablemente, pero no lo que ella quería.

- Verás, si consigo impresionar al Profesor Blackwood con mi proyecto final me va a autorizar tomar un par de cursos avanzados el próximo semestre en los que estoy muy interesada. Falta un mes todavía pero eso me da tiempo a hacer correcciones en mi diseño y no quiero dejar nada al azar.  Necesito una crítica honesta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Miér Mayo 11, 2016 12:55 am

-Gracias, la verdad es que fue buena excusa para quedarme más tiempo en la universidad, creo que aún no estaba listo para irme de aquí del todo.

Aunque extrañaba su dormitorio en Nu y ese sí ya no lo tenía. Si debía ser muy honesto, esa fraternidad era el único lugar en donde se había sentido realmente como en casa, en donde estaba cómodo, en donde sentía que dominaba el ambiente y no que el ambiente lo dominaba a él, por decirlo de algún modo. Pero también podía intuir exactamente por qué tenía esa sensación y las conclusiones no eran agradables: todo mundo sabía que ahí había estado el lugar en donde la secta esa había llevado todas sus locuras a cabo, y entre esas locuras se encontraba él. Decir que se sentía feliz en Nu como en ningún otro lado, habría sido poner más ojos sobre él.

Miró a Valeria profundamente. Fuera de las cosas que habían pasado a solas, y fuera de las cosas políticas que se habían interpuesto, no había logrado descifrar por qué había días que le reclamaba cosas que él ni hacía, peleas que él no recordaba. En algún momento incluso lo había hecho sentir como si estuviera loco, pero después se había esforzado en entender que la loca era ella.

-El profesor Blackwood es bastante duro y exigente, así que te costará trabajo.

No era de los típicos que decían cosas positivas como “hey! Tú eres increíble, seguro que lo logras”, ni tampoco se iba a los extremos de ser pesimista y aplastar los sueños de los demás, simplemente era objetivo y ponía sobre la mesa el panorama con mayores posibilidades. No le estaba diciendo que Blackwood no podía ser sorprendido, le estaba diciendo que tenía que esforzarse. Así que la crítica honesta era algo que iba a tener seguro si estaba acudiendo a él para eso.

-¿Me enseñas?

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Miér Mayo 11, 2016 11:19 pm

La mirada de Bastian tenía que ser la más penetrante con la que se había encontrado. Se preguntó qué era lo que podría estar pensando en ese momento. Fue ella la primera en romper el contacto visual y luego sus labios se curvaron en una discreta media sonrisa. Blackwood era exigente, muchísimo. Y por eso vine a pedirte ayuda, pareció decirle en silencio tan solo con sus expresiones. Fuera de todo lo demás, la objetividad que él tenía para aquella clase de asuntos era algo que ella consideraba una cualidad.  

Sacó de su mochila una cajita alargada y metálica. Al abrirla y se encontraba una varita de madera de vibrante color caoba. Larga, de líneas limpias y estilizadas, pulida de tal forma que el cuidado que se había prestado a todos los detalles. Valeria apostaba por la elegancia de la sencillez. Nunca le habían gustado los adornos sobrecargados.

Claro, que la varita fuera agradable a la vista no implicaba nada más allá de que tenía futuro como carpintera si sus estudios se iban por el caño. ¿Estaba equilibrada? ¿Tenía buen agarre? Debía sentirse como una extensión del propio brazo al sujetarla, no hacer sentir que se cargaba con un barrote.

- El núcleo es polvo de hada. No es muy impresionante pero no se nos permite usar núcleos más potentes aún así que… - De ahí el interés en los cursos avanzados. Debía ser paciente, que por algún lado se empezaba. Y no podía negar que el proceso de fabricación había sido toda una experiencia. No lo había mencionado, pero era la primera varita que armaba desde cero y hasta el paso final, desde escoger la madera a sellar el núcleo, uniendo todos lo que venían analizando en mil materias distintas desde hacía cuatro semestres.

Guardó silencio y también se alisó la blusa solo por acto reflejo de no dejar las manos inmóviles y sentirse aún más torpe. Inclinándose sobre la mesa alargó el cuello un poco, como queriendo poder ver más de cerca las reacciones de Bastian y sus opiniones. Curiosamente las expresiones en su propio rostro no cambiaban gran cosa.

- ¿Tuviste suerte con las brujas este año? -

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Vie Mayo 13, 2016 12:26 am

-Es un buen núcleo cuando está usado correctamente. Además es un núcleo de fiar, porque en cuanto encuentra conexión con el mago correcto deja que la magia fluya de manera muy ligera.

No lo decía solo por decir. En verdad siempre le había parecido un buen núcleo. Recordaba que en el entrenamiento para aurores los habían enseñado a manipular varitas de todo tipo –por si perdían la suya y debían esforzarse por usar la de alguien más- y había encontrado que la de polvo de hada, cuando se controlaba a pesar de ser ajena, era fácil de manipular.

A la vista, la varita de Valeria era agradable, le gustaba. A él tampoco le encantaban las cosas ostentosas así que era un buen punto. Y Blackwood también prefería la funcionalidad por encima de un diseño caprichoso, así que eso estaba más que bien. Le hizo un gesto como pidiendo permiso de tomar la varita. No dejó que fluyera nada de magia, se limitó a sentir su peso, a ver el largo, a sentirla al contacto con la mano, la forma en que el puño se cerraba alrededor de ella y cómo se amoldaba.

-Para mi mano es muy delgada, pero no sé mucho de manufactura, ¿eso es algo que se puede arreglar? Necesita un poco más de balance en el mango. No es nada grave.

La volvió a poner en su lugar, indeciso sobre si intentar hacer magia con ella o no para comprobar las reacciones del núcleo. Alzó la vista hacia ella cuando le preguntó sobre la fogata y se encogió de hombros.

-La verdad es que no tengo idea, pero creo que no…

Porque seguía teniendo sueños extraños, visiones que no lo dejaban dormir. Estaba perfectamente seguro de escuchar demasiado la voz de su padre últimamente. No sabía qué hacer con eso. Y seguía sintiendo esa pesadez en el cuerpo, cada día, que no lo dejaba en paz, en especial cuando se alejaba de Nu.

-¿Y tú, tuviste suerte?

Tenía ganas de contarle una visión en particular que había tenido; había visto la universidad en penumbras, con los pasillos vacíos, y después esos mismos pasillos se habían llenado de viento, de lluvia –como si lloviera por dentro- y de pronto la lluvia se convertía en sangre. Necesitaba decírselo a alguien pero a quien eligiera, lo iba a asustar. Quizá solo debía tratarlo con Xander. No sabía.

-¿Crees que sea seguro que intente hacer magia con la varita? Algo sencillo. Blackwood de hecho lo hará.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Sáb Mayo 14, 2016 12:09 am

- Sí, claro, eso no es problema. –  

Daría una nueva revisión a las dimensiones de la varita en sus planos. Haría lo mismo en cuanto al mango, eso estaba claro. Mantenía sus ojos fijos en la varita y las manos de Bastian, de tanto en tanto alternando a su rostro y completamente a la expectativa, casi como si estuviera aguardando escuchar de la boca del mismo Blackwood que su trabajo era una piltrafa y más le valía comenzar todo de cero. Le alivió inmensamente que no pareciera detestarla, no a primera vista. Obviamente aún faltaba mucho por revisar.

- Sigo sintiéndome igual que siempre así que… yo creo que tampoco me hicieron mucho caso. –

Suponía que, de haber sido concedido su deseo, algo en ella se sentiría distinto, aunque fuera un cambio muy sutil. Que quizá la única forma de comprobarlo en realidad sería en algún duelo y esperar a ver qué tal le iba en la potencia de sus encantamientos, pero tenía la corazonada de que las brujas habían decidido que, al menos con ella, no estaban para caprichos. ¿Quizá había sido demasiado pragmática con su petición?

– Aunque no me extraña tampoco. Casi que me quede esperando que la fogata escupiera de vuelta mi papelito con un “Gracias por participar, siga intentándolo.“ Habrá que probar de nuevo el próximo año.- Y entonces pediría algo mucho más fantástico y descabellado, todo por hacer la prueba.

- Si me estás preguntando a mí si es segura, voy a responder que por supuestísimo que sí. – Respondió con humor.

No sería la persona más objetiva para juzgarlo pero ella consideraba que el núcleo estaba contenido de modo completamente estable. Le preocuparía más que la varita decidiera no funcionar a que el manipularla no fuera seguro. Y cuando ella la había probado funcionó bien. En teoría nada catastrófico debería ocurrir. En teoría, al menos.

- Por favor, adelante. -

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Lun Mayo 16, 2016 11:51 pm

-A veces se tardan en cumplir los deseos, pero no creo que tanto…ni modo, ya será en otra ocasión. En mi caso quizá no supe ser más específico, qué sé yo.

Se encogió de hombros, no quería darle mucha importancia, al menos enfrente de ella aunque, curiosamente, había pedido ese deseo, en parte por lo que había pasado con la TPA malcriada y en parte por Valeria, por lo que había pasado durante su relación y que seguiría pasando con cualquiera que estuviera cerca de él. Pero sonaba ridículo decirlo. Donnie insistía en que debía aceptar lo que era, no reprimirse, dejarlo explotar, pero Bastian pensaba que no decía eso con mucho sentido crítico y responsable.

Tomó la varita pensando en eso, pero seguramente fue muy mala idea hacerlo justo en ese instante porque apenas empezó a dejar fluir la magia para hacer algo estúpido como convertir su jarra de agua en un conejito, los objetos a su alrededor comenzaron a estallar y hacerse añicos. La varita de su padre, aunque en realidad ya era más bien su varita, que había dejado en la mesa del escritorio, comenzó a vibrar como si tuviera vida propia. En los entrenamientos para aurores solía dejarla en su casillero. Soltó la varita de Valeria y tomó la suya rápidamente. El pseudo terremoto se detuvo.

-Perdona, es una varita muy territorial. No es error de la tuya, está bien…mmmm…

Al ver la varita de Valeria que había dejado sobre el escritorio se dio cuenta de una cosa: se había cuarteado, y se veía una sustancia brillante en el medio, como si la falla hubiera llegado hasta el núcleo.

-No debí usarla, lo siento. Te ayudaré a arreglarla, seré tu esclavo laboral manufacturero, en verdad.  

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Jue Mayo 19, 2016 10:37 pm

Cuando el retrato que colgaba en la pared a su izquierda comenzó a sacudirse no le dio importancia porque, siendo francos, no sería la cosa más rara que pasara estando Bastian cerca. Además, era más que obvio que ese cuadro no lo había traído él, sino que se había quedado como herencia de quien se había establecido en esa pequeña oficina antes que él. No fue hasta que el archivero – tremendamente pesado y sólido según se alcanzaba a apreciar – comenzaba a comportarse igual que comenzó a alarmarse un poco por que…

Más demoró ella en tratar de decir algo que el vaso sobre la mesa en estallarle frente a la cara. También la jarra de agua. Y claro, los cuadros a su espalda. Sobresaltada alcanzó a cubrirse el rostro con una mano, aunque todo acabara tan rápido como comenzó en cuanto Bastian sostuviera su varita.
O eso creyó.

Que antes de ponerse como nerd loca a querer preguntar de qué estaba hecha su varita como para reaccionar de esa manera, aun sabiendo las cosas que sabían (porque desde un punto de vista meramente académico era un suceso de sumo interés para su área) lo primero que vio fue la grieta que había quedado en su prototipo. Oh si, el resplandor era polvo de hadas, definitivamente.

- Eso fue… -

Se aclaró la garganta pues su voz se escuchaba áspera. Además era difícil leer con exactitud sus expresiones,  interpretarlas como una mezcla extraña de incredulidad y resignación. Claro que estaba furiosa y no, no importaba que ese no fuera el modelo final, ¡había trabajado en eso por semanas sin parar! Por el otro lado, tampoco podía decir que no se lo hubiera buscado… si ya saben como soy para qué me invitan, ¿no?

- Recordaré reforzar la próxima para hacerla más resistente, Yep.

Se hizo el cabello hacia atrás y exhaló todo el aire de sus pulmones, desinflando las mejillas por completo. Escucharlo, no obstante, hizo que la expresión en su rostro cambiara. Fue sutil en la forma en que sus cejas se arquearon y entrecerró los ojos, así como pequeña sonrisa ladina que se dibujó al instante.

- ¿Esclavo manufacturero? No deberías hacer esas propuestas así como así, alguien podría tratar de aprovecharse de tu buena fe. -

Obvio ella contaba como alguien, duh.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Mayo 24, 2016 1:50 pm

Estaba verdaderamente apenado por lo que había pasado con la varita, en especial porque era algo que no había sucedido antes. Paredes sangrantes era una cosa, pero echar a perder su trabajo era otra muy distinta, y se notaba en su mirada que estaba en verdad aturdido por lo que acababa de pasar. No sabía qué estaba pensando realmente Valeria, siempre había sido una chica estoica, fuerte, que era difícil de leer –algunos de los motivos por los que había llamado su atención en primer lugar- pero en casos como ese simplemente le hubiera gustado poder ser legeremago para tener mejores nociones de cómo actuar.

Le dio la espalda para acomodar algunas de las cosas que se habían caído, como si así le diera tiempo de odiarlo en silencio mientras él también se recomponía, definitivamente las brujas no le habían concedido ningún deseo, y definitivamente la voluntad de su padre seguía siendo más fuerte que algunas cosas aún después de muerto, al parecer.

-Sí, en definitiva debes hacer eso…

Acotó mientras acomodaba algunos libros y se volvió hacia ella cuando habló de nuevo, para encontrarse con que sonreía un poco, una sonrisa que lo tranquilizó, por supuesto. Siempre era mejor una sonrisa a una cachetada por ser un subnormal que no podía mantener las cosas quetas a su alrededor.

-Pues alguien debería aprovecharse de verdad. En serio me siento muy mal por haber quebrado el prototipo. Es decir, ahora sabes que debes hacerlo más fuerte por si a Blackwood se le ocurre practicar magia fuera de este mundo para ver si resiste, pero aún así…  

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Porpentina Schweinsteiger el Mar Mayo 24, 2016 11:40 pm


Odiaba en verdad que las cartas importantes le llegaran a ella, las de su mamá al menos. No entendía por que Bastian la odiaba tanto (bueno si entendía), pero odiaba estar en medio de la situación y que ambos la trataran como lechuza mensajera con el anda y ve de un lado a otro. Con este trasfondo era obvio que la razón principal por la cual iba hasta la oficina de su hermano era por que había llegado una carta de su mamá que decía exactamente lo siguiente:

"Queridos Tina y Bastian:

Los quiero mucho, encontré una lechuza que parece que me quiere y quería estrenarla.  ¿Escribe bien esta pluma verdad? Por cierto,  su tía Mina va a salir del hospital próximamente, no lo quieren hacer muy oficial así que no le digan a nadie... Al fin la podrán conocer! seguro los amará mucho como yo. Los quiero, visitenme por favor.

Con amor, Mamá ♥♥♥♥♥ "

Ella estaba terminando de leerla con una ceja alzada cuando abrió la puerta de la oficina de Bastian, no se dio cuenta que había otra persona ahí dentro hasta que levantó la mirada y se encontró con el rostro de Valeria ahí enfrente.

ahm........ Perdón, olvidé tocar- Dobló la carta aun que estaba algo asombrada por lo que decía (y por que no sabía que creer).  Le sonrió a Valeria, aun que fue una sonrisa un poco seca, no era buena tampoco dándole confianza a la gente, aun que seguro ella ya conocía su forma de ser.  Valeria siempre la había puesto de alguna manera nerviosa, era muy bonita y siempre había sentido algo por ella, aun que no sabía muy bien como catalogarlo.  ¿Había vuelto a salir con Bastian? ¿Qué no aprendía?

Tengo algo para el profesor Schweinsteiger, no, no es una nota de Rectoria esta vez. Es algo más tétrico, toma. - Se puso al lado de él y le extendió la carta, luego vio directamente a Valeria y su varita rota. ¿Qué es eso? ¿Tu la hiciste? No la dejes cerca de Bastian, se puede romper... - Ni se había dado cuenta que eso ya había pasado, lo dijo solamente al aire.



_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Dom Mayo 29, 2016 11:08 pm

Dudaba seriamente que Blackwood decidiera probar los prototipos de manufactureros novatos haciendo magia fuera de este mundo. No al menos ese tipo de magia que se manifestaba alrededor de Bastian. Aunque su mirada permaneció fija en la varita rota sobre el escritorio, como si memorizar el patrón con que esta se había roto pudiera servirle de algo o darle información que no tenía ya.

- No lo hagas. -

Sentirse mal. Por algo que no podía controlar, al menos. No es que ella dejara de estar molesta (¿había mencionado ya cuánto trabajo había puesto en la condenada varita?) pero sabiendo las cosas que sabía, bueno, había sido bastante idiota de su parte no anticiparse a nada "extraño".

Y aún así, iba a buscarlo.

Era raro y complicado.

- Porque si vas a ser mi esclavo manufacturero vas a odiarme, soy de lo peor. -

La misma sutil sonrisa de intenciones difíciles de leer se mantuvo. Y sí, iba a aceptarle la ayuda, esclavitud o no, porque acabar un nuevo prototipo a tiempo empezando de cero iba a necesitarla. Sólo recordaría no dejar que la tocara esta vez. Iba a preguntarle justo cuando podían empezar - directa como era - cuando la puerta se abrió. No se sobresaltó porque a fin de cuentas no pasaba nada en realidad, que por suerte ya no había muebles sacudiéndose ni vasos estallando. Además, viendo que era Porpentina, se relajó un poco más. O eso hasta que mencionó la varita. Volteó hacia ella cuando esta le entregaba a Bastian la nota.

- Ya lo está. No fue mi mejor decisión probarla en un duelo, bah... -

Respondió con absoluta naturalidad y la justa medida de frustración y vergüenza, como si lo que dijera fuera la verdad absoluta. Mentir no era algo de lo que se abstuviera. No necesitaba que el ambiente se volviera a poner incómodo. De cualquier manera, siempre había sido alguien discreta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Dom Mayo 29, 2016 11:41 pm

-Nunca podría odiarte, de qué estás hablando.

Era en serio, dudaba que hubiera forma en que pudiera llegar a odiar a Valeria. A veces seguía sin entender por qué todo se había ido TAN al demonio, por qué a veces le decía de cosas que él no había hecho. Habría querido encontrar las respuestas al menos en una visión, pero para él todo seguía siendo jodidamente raro. Hasta había llegado a pensar que quizá sí tenía algo mal en la cabeza –como su tío Marcellus- y que se transformaba en otra persona, una horrible. Pero hablar con Valeria del tema era meter el dedo en la llaga, abrir de nuevo las heridas, no tenía caso.

Se le quedó mirando y abrió la boca para decir algo justo cuando Porpentina abrió la puerta de la nada. Bastian la miró duramente pero no dijo nada, al menos no enfrente de Valeria, en especial cuando la tonta reparaba en la varita y comentaba algo al respecto. Agradeció que Valeria dijera lo del duelo para cubrirlo, y solo tomó la nota con una media sonrisa en el rostro.

-¿De qué habla con “al fin la podrán conocer”, yo ya la conozco…

Aunque realmente sus recuerdos de ella eran muy muy muy escasos, pues la habían metido al manicomio cuando él apenas estaba cerca de cumplir los 5. Recordaba cosas vagas, casi todas eran más sensoriales que cosas vívidas.

Le pasó la nota a Porpentina y miró de reojo a Valeria. Su mamá les había pedido discreción y él ahí, hablando cosas. Quería que Porpentina se fuera, quería estar solo con Valeria.

-Bueno, gracias por el recado, ya vete, estamos hablando de algo importante que no te interesa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Porpentina Schweinsteiger el Lun Mayo 30, 2016 8:52 pm



Fue una reacción inmediata que se acercara a Valeria después de darle la carta a Bastian, tenía las manos dentro de los bolsillos traseros de su pantalón pero se notaba mucho, en la mirada, cuan atraída estaba hacia la pelirroja, como si fuera una especie de luz que la invitaba a acercarse, a revolotear a su alrededor, incluso hasta medio sonrió alternando la vista de la varita hacia Valeria y viceversa, como si por cuestiones de segundos Bastian hubiese desaparecido de su entorno.

Frunció los labios cuando le dijo de los duelos y se interesó más por la varita que, en efecto, estaba ya rota. Luego, como si tuviera toda la confianza del mundo con Valeria (que no la tenía), le acomodó un mechón de cabello detrás del oído para animarla.

Tranquila, está bien, seguro podrás arreglarla de inmediato, se que eres buena en esto, confío en ti. - Le estaba sonriendo con naturalidad cuando Bastian volvió a hablar y fue como si la burbuja que se había creado al rededor de Valeria se rompiera por un segundo. Rodó los ojos de manera magistral y luego se cruzó de brazos quitandole la carta así nada más.

Claro que él si conocía a la tía Wilhelmina, no tenía que recordarselo, si así fuera ella la había conocido también pues tenía un año o dos cuando la encerraron, no sabía y no le importaba, era la forma de acercarse a la familia de su papá que no fuesen las visitas cada década del tío Benedikt o las postales navideñas de la tía Sonja. La emocionaba y eso no tenía lugar a duda.

No quiero, Valeria es mi hermana de fraternidad y si la puedo ayudar lo haré, a menos que a ti te moleste Valeria, ¿Te moleste que esté en su conversación importante? Puedo ayudarte con la varita, he leído sobre los núcleos y donde encontrar los mejores, dicen que los mejores son los de monstruos del lago, aun que desde que Quintana murió ya no se fabrican, deberíamos ir un día a tratar de atrapar uno.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Lun Mayo 30, 2016 10:34 pm

Se quedó con un Hablando justo de eso en los labios cuando le decía que no podría odiarla, uno que tuvo que callarse cuando Porpentina se acercaba. La intensidad en la mirada de la semiveela era una que no podía ignorarse, pero de alguna manera ya estaba habituada a ello. Había un error en como Valeria lo interpretaba, sin embargo. Lo atribuía a la problemática de la chica y sus estados de manía, no como una atracción que pudiera despertar en ella.

Por eso le sonreía y se mostraba infinitamente paciente con ella aún y cuando su humor y cambios de ánimo fueran tan difíciles. Y es que en realidad tenía estima sincera por Tina. Eso no significaba que le pareciera lo más normal de la vida el como se acercaba y le acomodaba el cabello. Sus palabras de aliento tuvieron un efecto extraño, porque por un lado le parecieron tiernas y hasta la distrajeron del hecho de que su precioso prototipo estaba ahí, inservible y agrietado sobre la mesa y que construir todo iba a costarle muchísimo. Por el otro, eso no era algo que hubiera podido anticipar. Valeria le sonrió levemente como siempre hacía, pensando que una Porpentina en ese ánimo era mucho mejor que una Porpentina que se negaba a salir de su habitación sin importarle nada más, y mejor aprovecharla mientras durara.

Lo que sí reconoció a la primera fueron los gestos que tenía con su hermano. Quedar en medio de los dos era tan incómodo ahora como lo había sido en un inicio. Ignoró por completo los comentarios sobre la nota y mientras  ellos  discutían volteó hacia cualquier otro lado como para darles su espacio, hasta que su nombre salió a colación y no tuvo más remedio que mirar a Porpentina a los ojos.

Bien. De acuerdo. Eso no lo había anticipado. Y no podía ser la zorra sin corazón que le dijera a Tina que sí, le molestaba que se hubiera autoinvitado a sentarse cuando estaba siendo tan dulce, cosa que no sucedía a menudo.

- Sabes qué... creo que eso podría funcionar, de hecho. No sé como no se me había ocurrido. Deberíamos intentarlo. - Comenzó, de nuevo, siendo perfectamente. Que en sus expresiones sutiles y la calma con que se manejaba mentir no la delataba con facilidad.

- Pero ahora mismo necesito terminar con las notas de mi catastrófico duelo o no voy a entender por qué se rompió esta. ¿Nos vemos mejor en la casa en un rato? -

Por dios, si, era una horrible persona por estarla desairando, pero francamente, las oportunidades que tenía de hablar con Bastian a solas eran pocas. Había acuerdos de esclavitud manufacturera que afinar (y excusas que seguir dándose a sí misma, claro estaba).

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Jue Jun 02, 2016 8:26 pm

Se llevó un par de dedos al tabique de la nariz tratando de tener paciencia con su hermanita cuando le contestó su estúpido “no quiero” como si fuera dueña y señora del mundo. Porpentina jamás había entendido que simplemente las cosas no se iban a hacer siempre como ella quisiera cuando se trataba de él.

Le escuchó su parloteo y la miró como si fuera una tonta cuando empezaba a hablar de los núcleos de las varitas y a proponerle su aventura preescolar a Valeria de ir a buscar monstruos del lago hasta Arkansas. Pasó su mirada hacia Valeria, pues se había autoimpuesto que a la más mínima señal de inconformidad o incomodidad de parte de la pelirroja, iba a tomar a Porpentina del brazo y la iba a sacar de ahí aunque fuera a base de jaloneos. Siempre podía ponerle un encantamiento a la puerta para no escucharla y ya.

Pero no fue necesario, Valeria se encargó de darle a entender, de una forma políticamente correcta, que le estaba estorbando para las cosas serias que había ido a hacer ahí. Él ya se lo había dicho, pero si Porpentina necesitaba que se lo dijera otra voz, él podía soportarlo.

-Ya te dije que no estamos jugando a inventar mapas imaginarios para encontrar monstruos en Arkansas. Estamos trabajando de verdad, algo que tú deberías aprender a hacer algún día. ¿Ya te puedes ir? Estoy en horario laboral y no tengo tiempo de escuchar plática de “hermanas de fraternidad”, ya escuchaste, te verá más tarde. A menos que tengas algo académico que tratar conmigo, o dudas sobre duelos, en cuyo caso puedes esperar en las bancas de afuera a que termine con Valeria, no seas maleducada.

Le hizo un gesto elocuente con la mano, como señalándole dónde estaba la puerta. A veces no podía evitar tratar así a su hermana. La quería mucho pero no le tenía nada de paciencia, no era como Winnie, ni como Donnie, él simplemente se exasperaba y la quería lejos, en especial cuando le estorbaba, como en ese momento.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Porpentina Schweinsteiger el Dom Jun 05, 2016 1:40 am


Tina en verdad no se portaba así de amable con cualquier persona, de hecho con ninguna persona que Bastian y ella tuvieran en común, solamente y hasta esos momentos con Valeria. Ella se había quedado revoloteando a su alrededor esperando que Bastian no volviera a intentar correrla para hacer quién sabe qué con ella ahí en esa aula. No quería dejarla por que era celosa, aun que no hubiera nada entre ellas y aun que, en el fondo, no quisiera a la pelirroja de verdad, ella sentía que ganaba un poco en esa batalla contra Bastian que solamente ocurría en su cabeza.

Primero sonrió emocionada cuando escuchó que Valeria le daba la razón, aun que luego y poco a poco la sonrisa fue desapareciendo de su rostro hasta dejarle un gesto de confusión, con el ceño fruncido y los puños apretados entendió la manera tan clara en la que la pelirroja estaba corriéndola. De pronto y de un segundo a otro, toda la emoción que sentía, cualquier cariño que hubiese podido profesar hacia ella se convirtió en un odio irracional y completamente explosivo, que solamente se acrecentó cuando Bastian le dijo todas esas cosas dolorosas. Era un maldito, pero ella podía ser una maldita mucho peor.

En un movimiento rápido y completamente inesperado le quitó la varita rota a Valeria de las manos y terminó por romperla en dos partes, luego se las arrojó al rostro sin ningún remordimiento de si podía o no lastimarla o si era alguna cosa importante para su trabajo. Simplemente ella no se medía en ese tipo de arranques.

No importa cuanto te esfuerces y lo que hagas. Siempre vas a ser una mediocre Hartman, tus varitas serán mediocres y aun que te acuestes lo suficiente con mi hermano o incluso algún otro profesor de esta escuela, jamás lograrás tener algo decente en tu vida. Deberías ahorrarte trabajo y pedir que te encierren en la misma celda en la que tu madre estaba en Broward, al menos ahí no morirás de hambre.

Había sido cruel y directa con sus palabras, a Bastian ni siquiera le respondió. Pasó aun lado de Valeria dándole un fuerte empujón en el hombro y luego salió del salón cerrando la puerta tras ella. Tenía ganas de matar o destruir algo en esos momentos. No sabía qué, pero tenía ganas de hacerlo.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Dom Jun 05, 2016 4:04 pm

No había forma en la que hubiera podido anticiparse a lo que ocurrió después. Y no hablaba de su varita rota en do partes, ahora sí, completamente arruinada e inservible, ni de cuando Porpentina se la lanzaba directo a la cara con ese desprecio. Valeria volteó el rostro para evitar que nada le cayera los ojos, ni astillas ni el polvo de hada que había dejado un rastro resplandeciente en el suelo y ahora también sobre ella. Vivía con ella, después de todo. Y exabruptos como ese los había visto en decenas. Si no se medía al momento de lanzarle a Pedrito a la cara...

- ¡Tina! ¡¡Qué te pasa!! -

Eso no significaba que la entendiera ni la justificaba. Se levantó al instante de su asiento para confrontarla, pues eso había sobrepasado todos los límites permitidos: era consciente de la condición de la veela, pero no le condecía que en un berrinche desmedido le mostrara tanta saña y le perjudicara deliberadamente de esa manera. Ahí quedaba todo un semestre de esfuerzo y dedicación, hecho astillas.

Todo cambió al escucharla. Porque eso ya no era una rabieta al ver que le llevaban la contraria. Esas era intención deliberada de herirla. Era sencillo aquello de tomarse los insulto en medida de quien los diera, claro, hasta que te echaban en cara inseguridades que vives día con día de manera tan cruel. Si quería lastimarla lo había conseguido, y no creía haber hecho nunca nada para merecérselo. Nunca la había tratado mal. Nunca le había hecho un daño. Era justo esa la razón por la que Valeria mantenía sus distancias, y no dejaba que nadie e acercara demasiado...

Lo tenía justo en la punta de la lengua. Y tú deberías ahorrarte la vergüenza a tí misma y tu familia y aceptar que perteneces a Bridget Bishop de una vez, porque obviamente no sabes cómo funcionar como un ser humano normal. Que no quedara duda de que ahora mismo, lo único que quería era lastimar a Porpentina tres veces más de lo que ella había hecho consigo. Sin embargo eso no ocurrió. Se mantuvo estoica y fría, observándola con intensidad.

- Gracias por la sinceridad, Porpentina. Nos veremos en la fraternidad. -

Levantó la piezas rotas de su varita mientras Porpentina azotaba la puerta. Decidió que, bipolaridad o no, ya había tenido suficiente con Porpentina. También le hizo cuestionarse a sí misma la necesidad enfermiza que tenía de seguir poniéndose en esa situación. Querer a Bastian como lo hacía era ya demasiado complicado con los estallidos de magia peligrosa, las discusiones tan constantes, el hecho de que él era hijo de Werther Schweinsteinger, si, pero ella era hija de una terrorista y asesina. No necesitaba sumarle a Porpentina a todos esos factores...

- ¿Aún vas a ayudarme? -

Le preguntó aunque sin voltear a verlo. Por muy buena que se considerara manteniendo ocultas sus emociones, no quería arriesgarse a que justo él se diera cuenta de lo lastimada que en verdad estaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Dom Jun 05, 2016 6:22 pm

En momentos como esos sentía que odiaba a su hermana, aunque el sentimiento no fuera en lo absoluto real. Le daban ganas de cruzarle la cara de una bofetada y gritarle que dejara de poner como excusa sus enfermedades mentales para ser un asco con la gente, que ya no tenía cinco años. Pero sabía que era inútil, y que incluso ese sentimiento de infinita vergüenza, no era permanente. No iba a justificar a su hermana, mucho menos después de la tremenda grosería que le había dicho a Valeria. No se metió, porque quería que la pelirroja le plantara cara a su hermana -o no- de acuerdo a lo que decidiera. No iba a defender a Porpentina de todos modos, lo había decidido en el momento en que la vio romperle la varita más de lo que ya estaba.

Cuando su hermana se fue, escuchó la pregunta de Valeria y le pidió con un gesto que la esperara un segundo. Salió de la oficina hecho un torbellino hasta alcanzar a su hermana, a quien tomó por el brazo, la obligó a girarse y luego la estampó contra la pared, sin medir mucho su fuerza pero sin pasarse para matarla tampoco.

Sus manos parecían emanar una especie de aceite hirviendo, pero él no se dio cuenta mientras la mantenía sostenida y, por el contrario, aumentó el agarre mientras le hablaba con los dientes apretados, la mirada entornada, furioso como pocas veces se le veía.

-Nunca, jamás, vuelvas a tratar a alguien así en mi oficina. ¿Entiendes? No voy a permitir que trates así a tus compañeros, son también mi responsabilidad ahora. Deja de comportarte como una cría caprichosa por una vez en tu puta vida. Y no creas que esto se acabó aquí entre tú y yo, ¿me escuchaste? Me tienes harto. Ahora lárgate de mi vista antes de que te estrangule, porque créeme que no me faltan ganas.

La soltó con violencia, empujándola de nuevo contra la pared, usando las dos manos para eso, y se dio la vuelta para volver a la oficina. Se dio cuenta de lo que tenía en las manos y maldijo, pues tuvo que usar su varita para abrir de nuevo.

-Lo siento, en verdad lo siento muchísimo. Te ayudaré en lo que sea necesario. Reconstruiremos esa varita y será la mejor de todas cuando llegue tu presentación. En cualquier caso también puedo interceder y pedirle a Blackwood una extensión, le explicaré que fue una mala obra de otro estudiante. Haré lo que sea para compensarte.

Las manos le temblaban mientras buscaba algo con qué limpiarse las manos, y terminó embarrando el aceite en el periódico del día, hastiado, odiándose a él mismo por haber dejado que Porpentina lo desbocara. Tampoco estaba mirando a la pelirroja a los ojos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Porpentina Schweinsteiger el Dom Jun 05, 2016 6:39 pm


No era la primera (y posiblemente tampoco la última vez) que Porpentina se portaba así, con Valeria, con otros Delta e inclusive con alumnos que se acercaban a ella con buenas intenciones. Ella misma conocía esa parte de su ser, por eso trataba de mantener a todo el mundo alejado, aun que algunos jamás comprendían y ella tampoco era de las personas que sintieran remordimiento de ninguna de sus acciones.

Tenía aun el enojo en el corazón pero se detuvo un segundo al escuchar que la puerta volvía a abrirse. Vio a Bastian salir con una mirada que reconoció muy bien y en cuestión de un segundo solamente, ella ya estaba estampada contra la pared. La semi veela no era una frágil flor del campo y podía haber tratado de defenderse, pero la mirada de Bastian la congeló, por que sabía lo que significaba.

Apretó los labios y se sacudió bajo su agarre cuando los brazos empezaron a arderle. No iba a llorar frente a él pero era obvio que aquello le dolía, estaba lastimandola en verdad. Sentía como el calor entraba a sus brazos y ardía al contacto con la piel de Bastian. Ni siquiera le puso completamente atención a lo que le decía, pero asintió a sus palabras finales y cuando se sintió libre al fin trató de tocarse los brazos pero dolían.

Caminó por el pasillo hasta salir del edificio de Duelos. Tenía que ir al área de Sanación mágica o algo así por que el dolor se hacía cada vez más insoportable.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Lun Jun 06, 2016 1:19 am

Apenas y asintió cuando Bastian le pedía que aguardara y al quedarse sola en la oficina se apoyó contra el borde de la mesa. Tiró de su cabello con ambas manos e inspiró muy profundamente. No recordaba haberse sentido así de tensa en mucho tiempo. Ni preguntó a dónde iba Bastian, solo tomó los fragmentos de la varita y los volvió a meter de vuelta en el estuche que se suponía era para protegerla de cualquier daño. Oh ironías.

El polvo de hadas iba a ser más difícil de quitárselo de encima. Aunque sacó un pañuelo de su mochila y trató de limpiarse las manos, sus palmas seguían viéndose iridiscentes y tornasoladas y por alguna razón eso la hacía sentirse todavía peor. Declarándolo caso perdido, se resignó a tener la manos brillantes hasta que pudiera regresar a su habitación a limpiar ese desastre.

Le pareció extraño que Bastian regresara varita en mano pero al mirar como se limpiaba las manos, no le importó. No quería saber qué había pasado, si había ido a reclamarle a Porpentina o cualquier otra cosa. Simplemente no quería, ni siquiera que se la mencionaran. Y le escuchó mientras le aseguraba que le ayudaría de cualquier forma que fuera necesaria, incluso tratar de conseguirle más tiempo con Blackwood y aplazar la entrega. Sintió inmediatamente un tirón en su estómago.

- Gracias pero... no, eso no. No me importa si no vuelvo a dormir una sola noche de aquí al final del semestre, no quiero un trato especial a ojos de Blackwood. Aunque sí podrías ayudarme a conseguir más polvo de hadas. -

Eso para poder iniciar. Porque cuando se trataba de una fisura, si trabajaba en un taller controlado con las herramientas controladas, aún podía recuperar el núcleo para reutilizarlo, cosa que ya no iba a ser posible habiendo partido en dos la varita. Siendo estudiante no es que tuviera acceso ilimitado a los materiales. Después de lo que le pareció un silencio eterno (o al menos así lo sintió), finalmente agregó.

- Nunca me acosté contigo tratando de sacar alguna ventaja. Sólo eso. -

No sabía ni porqué tenía ese necesidad de aclararlo ni justificarse, pero no podía dejar de dar vueltas a lo que Porpentina había dicho. Si acaso eso era lo que la semiveela y su familia era lo que en realidad pensaban sobre ella, su madre y Broward. Era una sensación sumamente desagradable. Amaba a su madre, pero odiaba el pensar que las decisiones que ella había tomado y sus acciones tarde que temprano terminaban alcanzándola incluso en las formas más inesperadas. Inspiró lentamente y cuando al fin se sintió de nuevo en control de sí misma levantó el rostro, harta de las evasivas.

- Pero admitiré que sí que vine a buscarte hoy de esta forma esperando quedarme un rato a solas contigo y convencerte de que aceptaras mi invitación a salir, antes de que todo explotara y te ofrecieras voluntario a la esclavitud manufacturera, quiero decir. -

Volteó hacia él, cautelosa al buscarlo con la mirada. De cualquier forma, en vita que su agenda social se cancelaba por completo de aquí a las entregas finales para alcanzar a reconstruir su varita, mucho tiempo libre no iba a tener. Tampoco ánimos de hacerse la encantadora y misteriosa señorita. Prefería ir delante con sus cartas sobre la mesa - y quizá hasta dejarle una salida abierta si acaso le parecía que era demasiado complicado. Mentiría si negara que era algo que le preocupaba.  

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Miér Jun 08, 2016 12:17 am

Entendía que Valeria no quisiera que intercediera con Blackwood, era orgullosa. De haber estado en el lugar de Valeria, él tampoco habría aceptado ese tipo de ayuda, no importaba cuánto lo hubieran educado en Nu respecto a aprovechar las oportunidades de los contactos, había cosas que simplemente no se podían aceptar. Él trataba, en la medida de lo posible, por no parecer a su padre en ningún sentido, como si tuviera un irracional miedo de que lo compararan con él. Porpentina parecía idealizarlo a veces, pero él no.

-Está bien, como tú quieras. Sí, puedo ayudarte a conseguirlo. Esta misma noche lo tendrás en la puerta de tu fraternidad.

Y una vez dicho eso, buscó en los bolsillos su celular, pero el contacto con la ropa le hizo notar que sus manos seguían un poco calientes, aunque ya no al nivel en el que habían estado antes. Decidió esperar, ya mandaría el mensaje después al proveedor de confianza de BK para ciertos artículos de pociones. Alzó la vista cuando hizo esa aclaración.

-Lo sé. Lo sé perfectamente, en especial porque tenía cero influencias cuando estuvimos juntos, no había nada que hubieras podido conseguir de mi. Y aún siendo el caso, sé que no eres así. Porpentina no sabe lo que dice, no te conoce como yo.

La miró a los ojos cuando ella alzó la vista. No sabía si había sonado convincente, no solía muy expresivo, pero tenía que saber que no mentía, que la quería y que no pensaba esas cosas de ella.

-No ibas a tener que hacer nada para convencerme. Pero oye…

Bastó un vistazo al periódico manchado de aceite para recordarse lo que era, para empezar a torturarse con que no quería volver a lastimar a Valeria, que no quería lastimar a nadie en realidad. No sabía muy bien cómo controlarse todavía, y era más que obvio. Rodeó el escritorio para acercarse a ella y tomarle las manos, que seguían calientes aunque ya no quemaban.

-¿Sientes eso? Es el rastro de lo que acabo de hacer. Sigo siendo el mismo, Valeria. Sigo siendo yo con los múltiples defectos que no logro controlar. Y no quiero hacerte daño. Si estás dispuesta a correr ese riesgo de nuevo, entonces me lanzaré contigo, pero me siento imposibilitado de asegurarte nada. Te quiero, como jamás he querido a nadie, y precisamente por eso temo que todo termine mal. Haría cualquier cosa por ti, y eso me vuelve jodidamente peligroso, incluso para mi propia hermana.

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Miér Jun 08, 2016 10:10 pm

Si era sincera había llegado hasta ahí sin tener muy claro qué esperar, más allá de una crítica honesta a su trabajo. No habían tenido una conversación sobre ellos desde que habían terminado a pesar de que seguía sin encontrarle sentido a la forma en que todo se arruinó, quedándose con una decena de preguntas sin respuesta. No sabría si acaso él tendría deseos de retomar algo que, en un sentido estricto, ya había terminado. La cuestión era que para ella aún estaba lejos de terminar, y esa certeza se volvió diez veces más firme cuando la tomaba de las manos y le decía todas esas cosas.

El calor de sus manos la sobresaltó, pero no necesitaba preguntar qué había pasado para entenderlo, bastaba con prestar atención a sus palabras. De cualquier manera los detalles no le interesaban en ese momento. Lo realmente vital era la violencia con que todo en su interior se revolucionaba cuando le decía de forma clara que la quería como a nadie y que sería capaz de hacer cualquier cosa por ella, una sensación demasiado intensa como para tratar de ignorarla.

Era consciente del peligro que venía entrelazado en sus palabras. Si fuera más ingenua quizá estaría ahora mismo convenciéndose ella sola de que si la quería entonces no la lastimaría nunca y solo tenía que confiar. Sabía que no era así, que las cosas podrían ir a muy mal y no había nada que él pudiera hacer para evitarlo. Ahí estaba el ejemplo inmediato (y relativamente benévola) de su varita, que cualquier cosa que Bastian sintiera por ella no había evitado que su magia la rompiera, poniéndola en un verdadero aprieto. No había planeado las cosas así, sincerarse de esa manera y en ese momento. Sentía que de alguna forma Porpentina había sido una fuerza de choque que los estaba forzando a a hablar justo ahora sobre las cosas que no habían querido discutir antes. Dejó de apoyarse en el escritorio y acortó la distancia entre ambos.

- Sé que eres el mismo. Yo también lo soy. La misma que se vio sobrepasada y se lamenta una vez tras otra no haber sabido llevar las cosas mejor, la que tampoco ha podido sacarte de dentro suyo sin importar nada. No estoy esperando promesas de nada, sé que no partimos de un punto muy sencillo ni cómodo y que hay demasiadas cosas detrás de nosotros, ¿pero sabes qué? Creo que vales el riesgo. -

Le miró a los ojos, completamente segura de sí misma y lo que sostenía pero a la vez temerosa al saber que en verdad no estaba en control de nada.  

- Sé que no lo controlas y no he olvidado nada de lo que pasó, pero quiero entenderlo en vez de tenerle miedo. Me cansé de darle vueltas y tratar de racionalizar de cualquier otra forma lo que siempre ha estado más que claro y eso es que Te quiero. -

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Bastian Schweinsteiger el Mar Jun 14, 2016 5:33 pm

Suponía que todo sería más sencillo si él mismo estuviera consciente de lo que era y aprendiera a controlarlo en vez de mantenerse en un completo estado de negación. En ese momento se dio cuenta de que podía ser más de lo que era, que quizá su papá sí le había dado algo importante después de todo y que todo dependía de que no lo negara sino que, por el contrario, lo manipulara a su antojo, si eso era posible.

No tenía por qué ser lo que había asumido toda la vida que era siempre y cuando tomara las riendas de su vida. Después de todo, magia era magia, la mayoría era manipulable, y ese podía ser el secreto para dejar todo eso atrás, incluso para estar bien con ella, sin nada que se interpusiera, ni él mismo ni nadie.

No pudo aguantarse las ganas de besarla al tenerla tan cerca. La tomó por los hombros y la acercó a él para luego acariciar su cabello, rodear su cintura, tocarle las mejillas. Parecía que quería abarcar todo sin estar muy seguro realmente de dónde empezar. Lo único que le parecía real en ese momento era el tacto de la piel de Valeria contra sus pulgares, y cómo se sentían sus labios cuando se encontraban con los de él.

-Voy a dejar todo esto atrás. No voy a dejar que me controle más.

Le dijo una vez que se separó de ella. Pegó su frente contra la de Valeria. En ese momento no estaba muy seguro de nada porque, aceptar quién era no necesariamente significaba algo bueno para nadie, estaba dejándolo a la suerte en muchos aspectos.

-No quiero volver a lastimarte. Quiero saber cómo puedo arreglarlo, cómo puedo mejorar, ¿qué puedo hacer por ti para que no vuelvas a dejarme?

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Valeria Hartmann el Jue Jun 23, 2016 7:22 pm

La mezcla de emociones que sentía en ese momento era abrumadora y la mantenían ansiosa y a la expectativa. No mentía cuando le decía que seguía queriéndole, o que deseaba no temerle a eso que él no podía controlar. Sin embargo nada era tan sencillo como le gustaría, no con la historia que cargaban sobre sus hombros.

Aun así, descubrió que la forma en sus labios encajaban entre sí era justo como la recordaba; que su cercanía todavía alteraban todos sus sentidos y cuando la acariciaba un estremecimiento la recorría entera. Correspondió a su beso con suavidad en un inicio, hasta que se despejó de todas las dudas y preguntas que tenía. Acarició su rostro y enlazó los brazos en su cuello para besarlo sin ninguna prisa y con la intensidad de lo que en verdad sentía. Lo quería. Todo lo demás dejaba de interesarle. Su inseguridad no desaparecía, pero besándolo pasaba a un segundo plano donde no tenía tanta fuerza como para convencerla de detenerse o que esto no era buena idea. Por eso era duro oírlo de su boca, la inquietud de que lo dejara de nuevo. Se mantuvo muy cerca de él, apoyando la frente contra la suya.

- No lo haré, ¿me escuchas? No lo haré.Te quiero, y haré lo que sea por ti.

Con nadie se había mostrado tan transparente. Toda su vida se había tratado de moverse con astucia y ser estratégica. Ser discreta y metódica y hacer lo que tuviera que hacer para salir adelante sin ser señalada. No había nada en lo que sentía por Bastian que pudiera encajar en eso, pero nunca había estado tan segura de algo como lo estaba de cuanto lo quería. Eso la había asustado cuando las cosas comenzaron a empeorar, probablemente más de lo que paredes sangrantes y arenas de brea y quemaduras horrendas lo hacían. Para ella eso era ya bastante peligroso.

- Aunque supongo que puedes comenzar por abrir espacio en tu itinerario de experto duelista. Eres mi esclavo manufacturero ahora.

Agregó con una media sonrisa, rozando sus labios contra los de Bastian. Quizá fuera lo menos romántico que podría haber salido de su boca en ese instante, pero los discursos dulces no le nacían. Le parecía que no eran necesarios se hablaba con sinceridad. Y además, ¿cómo responderle? No tenía idea tampoco de por dónde empezar. Estaba lanzándose al vacío, algo que por regla general detestaba, pero prefería por mucho la incertidumbre de dejar las cosas a la suerte que no estar con él.  

Volver arriba Ir abajo

Re: Área de especialidad

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.