Últimos temas
» Shape of you
Ayer a las 6:14 pm por Judah Wildenstein

» Riot [Libre para todos]
Ayer a las 5:06 pm por Benjamin Walker

» Spell Rising
Ayer a las 4:54 pm por Bastian Schweinsteiger

» Sultans of Swing (Tammy)
Ayer a las 4:06 pm por Tammy Wildenstein

» Saturday night
Ayer a las 2:47 pm por Tammy Wildenstein

» Be Brave [Charlie]
Ayer a las 2:29 pm por Winnie Lovecraft

» Should I Stay Or Should I Go? - Freddie-
Ayer a las 2:09 pm por Porpentina Schweinsteiger

» Trouble of mind
Ayer a las 1:52 pm por Judah Wildenstein

» Are you afraid? (FREDDIE)
Ayer a las 11:33 am por Freddie Bolton

» Revolcón candente [Bloomy]
Jue Nov 16, 2017 2:57 pm por Benjamin Walker

afiliados Hermanos
Directorios, Diseño, Tumblrs
Afiliados Elite 15 de 30
1zp6r0z.jpg  photo untitled45.png
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve al igual que el tablón gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios fue modificado solo por estética del foro pero todo le pertenece a Neeve :)

Ben Wild ID

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ben Wild ID

Mensaje por Ben Wild el Vie Jul 29, 2016 12:32 am

Ben Wild


"Las mejores mentiras sobre mi son las que yo mismo he inventado"
Abenthy Simmeon Wild

21

Ingles

Manufactura Mágica

Fabricación de Varitas

Segundo Semestre

Alpha Nu Epsilon

Ken Bek
personalidad

Muy imaginativo y con la mente en miles de lugares diferentes. Es muy curioso y siempre tiene más preguntas de las que le gustaría, ya que con cada respuesta llegan cientos de preguntas más.
Se podría decir que fue hecho para vivir arriba del escenario, ya que formar una nueva expresión en su rostro no le resulta para nada difícil. Se la pasa haciendo bromas que solo él entiende, o que personas muy cercanas a él pueden entenderlas. Eso sí, si quiere que los demás formen parte de su chiste lo logra sin dificultad alguna.
Es un poco altanero y arrogante, creyendo que puede llevarse al mundo por delante, lo que lo ha llevado a darse varios golpes contra sus paredes imaginarias. Sin embargo también es calculador, por lo que piensa dos veces las cosas antes de actuar.
La universidad es su pasión. No quiere llegar a graduarse por no querer dejarla, sin embargo, no puede no esmerarse en lo que está estudiando, ya que lo ama demasiado.
Debido a las dificultades que ha pasado, no deja que nadie le pase por encima. Le molesta ser considerado inferior. Es muy inteligente.  Tanto, que a veces le trae pequeños problemas. No sabe cuándo debe callarse, y nunca está dispuesto a abandonar una discusión, por más de que él traiga las de perder.
Haciendo gala de la educación que tuvo, es muy cordial y nunca utilizará “palabras inapropiadas”. Lo que no quita que tenga una lengua muy afilada.
Suele hablar como si se tratara de un caballero, por lo que podríamos decir que “está chapado a la antigua”, y demuestra su galantería con todas las chicas que conozca. Besa sus manos al saludarlas y les dedica algún que otro piropo sin pasar a la exageración. Utiliza todo lo que aprende en sus clases de actuación en su vida diaria.
Así como puede ser muy amable, también tiene un lado oscuro como cualquier persona. No es algo que se encuentre muy a la vista, pero allí está, como una pequeña llama que arde esperando esa pequeña brisa que le haga tocar la yesca más cercana para poder inundar todo con su calor.

Historia

Viniendo de una familia de artistas itinerantes, Ben nación un 18 de mayo en la ciudad de Londres. Debido al trabajo de sus padres, Ben no gozaba de todos los lujos que cualquier otro niño podría haber llegado a disfrutar. Sin embargo, él sabía que era especial, pero lo guardaba como un secreto. Solo sus padres eran conscientes de lo especial que era… Ben era un mago.
Sus padres le explicaron que no podía demostrar sus poderes frente a los otros miembros del grupo, porque, pese a que todos eran artistas, músicos, e incluso algunos aseguraban ser capaces de hacer magia (simples juegos de cartas), ninguno creía realmente en la magia que salía del interior de las personas.
Así fue creciendo, practicando su magia cuando nadie lo veía, y formando parte de los espectáculos de sus padres tomando papeles pequeños como el hijo de este, o el sobrino de aquel.
La verdad es que Ben no conocía a nadie más de su familia. Sabía que la tenía, pero sus padres nunca se habían tomado el trabajo de presentarlo. ¿Cómo lo sabía entonces? Porque cada año recibía un sobre con una carta… Una carta que era entregada por una lechuza, una lechuza de verdad, no de juguete… Una lechuza que no se iba a menos que le dieran algo de comer.
A Ben le gustaba mucho esa lechuza, por eso se emocionaba mucho cada vez que su cumpleaños se acercaba. No le interesaba el pastel que sus padres le preparaban, tampoco le importaban los regalos que los demás miembros del grupo le obsequiaban… No… Él esperaba con ansias la llegada de la lechuza porque sabía que venía de alguien tan especial como él. Alguien que lo entendía. Alguien que entendía la magia.
Los años transcurrieron y el pequeño Ben fue “educado en casa”, aprendió todo lo que un niño debía aprender, leer, escribir, sumas, restas… Y todas esas cosas que no son necesarias que les cuente en este momento. Sin embargo, nadie podía enseñarle lo que él más quería aprender… Cada vez que encontraba un tiempo libre, practicaba con su magia. Hacía levitar cosas, movía objetos de un lado hacia otro. Cambiaba de color las agujetas de sus zapatos, pero todo eso le parecía poco.
La curiosidad pude ser una virtud muy peligrosa… Ben descubrió esto de mala forma.
El grupo de sus padres había logrado entrar en un festival que se llevaba a cabo en el norte de Inglaterra. Era un gran espectáculo que atraía a miles de personas. Era una oportunidad única. Se prepararon como siempre: ensayaron, hicieron ejercicios de relajación, recitaron sus diálogos para asegurarse de que no olvidaban nada. Media hora antes de la función, todo estaba preparado y listo para llevarse a cabo.
“Ben, enciende esa vela con el fuego de allí, y espera mi señal para lanzarla, ¿entendido?”
“Sí, papá…”
“Ben, ¿escuchaste lo que dije?”
“Sí, la vela y encenderla y lanzarla cuando digas…”
“Excelente, quédate atento…”
Me gustaría decir que todo salió como estaba planeado. Que Ben encendió la vela a tiempo, que la lanzó cuando era debido y que el espectáculo terminó de una forma tan maravillosa y espléndida que todo el público ovacionó a los actores de pie.
De verdad me gustaría decir eso.
La curiosidad es más fuerte que un niño de 10 años. Más si se trata de un niño que puede hacer uso de la magia. ¿Lograría encender la vela utilizando solo esos poderes tan maravillosos de los que era poseedor? Al menos tenía que intentarlo…
No voy a dar los detalles, porque seguro que se los imaginan, y si no lo hacen, haré el cuento rápido. La idea de Ben no funcionó. Él no controlaba tan adiestradamente sus poderes y terminó por salírsele de control. El fuego creció como la marea un día en que la luna se encuentra en su mayor esplendor. Y lo consumió todo…
Lo cierto es que Ben no recuerda con lujo de detalles que fue lo que pasó. El humo le afectó rápidamente y perdió el conocimiento. Cuando despertó estaba acostado en una camilla, en un sitio que no conocía, ¿un hospital tal vez? Pero la pregunta que más le importaba era saber dónde estaban sus padres.
Unas personas vestidas con túnicas estaban junto a él. No las había notado hasta que por fin pudo abrir los ojos por completo. Observó con atención y sus padres no se hallaban allí. Tal vez estarían en otra habitación, tal vez todo no fue más que un mal sueño…
Estaba en San Mungo, o algo así había entendido. Según lo que intentaron explicarle, se trataba del hospital para magos. Extrañamente, el ser un mago ya no era algo que le emocionara tanto…
Sus padres no habían podido salir de la tienda, de hecho no muchas personas lograron hacerlo. El origen del fuego había sido una simple chispa que saltó de la chimenea improvisada… O eso le habían dicho… Pero Ben sabía la verdad, sabía que el fuego se le había salido de control y que por su culpa sus padres ahora no podrían volver a interpretar ningún otro papel.
Las personas de túnica le hablaban. Le dijeron que era un mago, que podía estudiar en uno de los colegios de magia que existían. También le mencionaron algo sobre varitas, calderos y libros de hechizos. Pero ya nada importaba. Ben se había sumido en una nube gris de la que no quería salir. Lo último que le dijeron era que lo enviarían con su familia. Deberían referirse a un orfanato, seguro lo mandarían a una de esas casas de acogida donde solo te cuidan hasta los 18 años y luego te dejan a tu suerte. Ben no tenía familia, no podía tratarse de otra cosa.
Cuando pudo salir del hospital, uno de esos hombres vestido de túnica lo escoltó hacia un auto, le dijo que estaría bien, y que su tío era una gran persona. Ben no lo entendía. ¿A qué tío se refería? Sus padres estaban muertos, ya no tenía a nadie… Y debido a eso fue que subió al auto sin oponer resistencia, ¿qué podía perder? A lo mejor y la casa de acogida le agradaba…
El lugar al cual llegaron no era para nada como lo esperaba. Se trataba de una tienda, vieja y olvidada. Las telas de araña se veían en algunos de los rincones de los grandes ventanales, en los cuales se apilaban todas esas cajas rectangulares. Encima de la tienda había unas letras muy gastadas que rezaban “Ollivanders”.
Resulta que Abenthy si tenía familia. Su única familia viva a decir verdad. Se trataba del tío del tío de su abuelo, y por lo que Ben pudo deducir, el único mago de la familia además de él mismo. Garryck Ollivander. Su tío era el fabricante número uno de varitas mágicas. Era un hombre extraño, de eso no cabían dudas, pero no parecía malo. Y poco a poco, comenzaron a conocerse y a llevarse cada vez mejor.
Los años continuaron de la siguiente manera: Ben fue al Colegio Ilvermorny. No porque Ollivander no quisiera que fuera a Hogwarts, sino porque creyó que el niño necesitaba pasar tiempo fuera del país que le recordaba a sus padres. Ben era muy rápido para aprender,  y poco a poco, cada verano que pasaba junto con su tío, se fue interesando por el arte de creación de varitas.
Para poder formarse y conseguir crear varitas como su tío, este le dijo que había varias cosas que debería estudiar: Primero las criaturas mágicas, aunque las varitas que él fabricaba solo se hacían con Unicornios, Dragones y Fenix, existían otras que poseían núcleos tan raros como el cabello de una veela. El estudiar cada criatura le ayudaría a descifrar que centro poseería cada varita de cada mago con el que se cruzara.
Lo segundo era herbología. Los árboles con la madera capaz para la creación de varitas no eran pocos, pero tampoco muchos. De hecho escaseaban si tomamos en cuenta toda la variedad de árboles que existen. Debía estudiar a todos y cada uno, y cada una de sus propiedades para aprender a diferenciar un buen árbol de otro.
Lo tercero que tenía que estudiar no fue marcado por Ollivander. De hecho fue elección de Ben. Necesitaba hacer algo para mantener vivo el recuerdo de sus padres. Para poder asegurarse de que todavía una parte de ellos vivía en él. Buscó hasta que por fin encontró un grupo de teatro del cual podría formar parte.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ben Wild ID

Mensaje por Rectoría el Vie Jul 29, 2016 1:07 am

Personaje Aceptado



Ya eres parte de St Bassett Knapp Valley, ahora puedes pasar a realizar tus Registros, crear tu post de Relaciones y tu bóveda en el McU

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.